¿Cambio para largo?

Pablo Beramendi 

 

John McCain necesitaba ganar el debate de ayer. Lo perdió. Nadie, ni siquiera los comentaristas republicanos de la CNN, cuestionaron el resultado del debate. Las encuestas entre votantes indecisos sugieren una ventaja de Obama de mas de veinte puntos en preguntas como “quien lo hizo mejor” y, lo que es más importante, quien crees que va a ser mas capaz de “gestionar la crisis financiera” y “solucionar los problemas de la economía”.  Los encuestados sitúan a Obama incluso por encima en liderazgo (diez puntos de ventaja sobre McCain en “quien crees que será un líder fuerte para el país”) y capacidad para gestionar la situación en Irak. McCain solo tiene cuatro puntos de ventaja cuando la pregunta se refiere a lucha contra el terrorismo. Obama ha adoptado una estrategia de bajo riesgo en ambos debates, si bien ayer rebatió con más fuerza y efectividad los intentos de cuestionar su criterio en política internacional. No le hace falta más. Con una ventaja de seis puntos consolidada en las encuestas nacionales y ganando terreno en los estados clave (Pennsylvania, Michigan, Wisconsin, New Hampshire muestran ya ventajas de mas de 10 puntos; Colorado, Ohio, Virginia y New Mexico muestran ventajas para Obama entre 4-5 puntos; en Florida la ventaja es menor, 3 puntos, pero con una tendencia creciente, en incluso en Carolina del Norte, con quince delegados en el colegio electoral que parecían propiedad privada de los republicanos, la situación es ahora un empate, con tendencia favorable para Obama). En ausencia de un acontecimiento excepcional que cambie la tendencia de fondo, parece cada vez más claro que habrá cambio de partido en la Casa Blanca y un incremento del poder demócrata en el legislativo. Un cambio brusco en dirección contraria, aunque posible, resulta cada vez menos probable.

 

 

Sin embargo, hace apenas tres semanas, la situación era muy diferente. Obama no despegaba a pesar de que la impopularidad de Bush, las condiciones económicas, y la situación internacional sugerían que debía estar veinte puntos por encima. ¿Por qué no despegaba? La propia pregunta parecía dar la razón a los Clinton cuando argumentaban que Obama, tal vez por el color de su piel (¿?), no podría llevarse estados clave como Ohio, Pennsylvania o Michigan.  ¿Qué ha pasado en tres semanas para que todas estas reticencias se hayan evaporado casi de repente?

 

La razón mas obvia es el alcance de la crisis, suficientemente debatido ya en el blog. La crisis económica y financiera ha contribuido a debilitar la candidatura republicana. Pero, sobre todo, la candidatura republicana se ha debilitado a sí misma.  McCain suspende la campaña pero no la suspende. Luego la retoma, y su partido entre tanto lo deja desnudo en todas las votaciones.  A eso se suman los rendimientos decrecientes de Sarah Palin como candidata. La idea de que las mujeres decepcionadas con Clinton se van a pasar al partido republicano simplemente porque éste presenta a una mujer como candidata sin prestar atención a lo que esa candidata dice y representa, es partir de la base de que los electores, en este caso electoras, son idiotas. No ha funcionado. Al fracaso de la operación ha contribuido el sinfín de gloriosas intervenciones de Palin en los medios. La combinación de ignorancia, coolness y atrevimiento va mejor cuando se lee un guión preparado, como en la convención e incluso en el debate con Biden, que cuando uno se expone a preguntas abiertas. En este contexto, cuando consigue articular una frase, Palin asusta. Cuando no, simplemente avergüenza. 

 

 

 

Un tercer factor tiene cada vez más peso en los debates: los republicanos han diseñado una campaña para cuestionar la talla de Obama como líder. Se trata de una campaña principalmente negativa sobre su carácter. Los constantes cuestionamientos del criterio de Obama ya no funcionan. Ya no vale intentar cambiar la b por la s. Primero porque a la gente no le interesa, y segundo porque ya han visto que se trata de un politico muy moderado y con conocimiento de los problemas de la política exterior. Los debates han servido para eliminar muchas dudas. La pelota está en la economía y Obama tiene un programa que puede ser impreciso en algunos aspectos, pero que ha sido el mismo desde que inició las primarias. Por contra, McCain no tiene nada positivo que ofrecer. Sólo sabe decir “what Senator Obama does not understand…”  y “I know how to fix…….[cualquier cosa], my friends”. Amigos, cada vez menos, empezando por su propio partido.  Sus propuestas sobre la economía o no existen o son ocurrencias de última hora incompatibles entre sí. Ayer  McCain dijo en la misma frase que iba a reducir el déficit y la deuda, rebajar los impuestos, gastar 300 billones de dólares en comprar hipotecas-basura para renegociar los precios de la vivienda (sin explicar cómo), y mantener el compromiso de los gastos de defensa.  Eso ayer. Antes de ayer, todo se basaba en una congelación del gasto, en suprimir regulaciones, en bajar impuestos…..y ¡en reformar Washington!…. esa especie de red conspirativa y corrupta de la que éel sabe todo…..excepto que es la misma red en la que lleva cómodamente establecido mas de 25 años.  En fin, todo muy creíble. 

 

No parece que haya mucho tiempo para que los republicanos cambien de registro. Termino con una nota futurible. No es descabellado pensar que Obama consiga forjar una coalición multiracial que sume hispanos y afro-americanos en masa a los grupos más tradicionales del partido demócrata. Si eso ocurre, y los republicanos siguen divididos entre integristas religiosos (Huckabee debió sufrir un ataque al corazón al ver que Palin se manifestaba de acuerdo con Biden sobre el trato jurídico a los homosexuales), liberales ultraortodoxos (que utilizan la palabra predistribución como si fueran un delito), conservadores compasivos, y veteranos proteccionistas, el cuatro de Noviembre puede marcar el comienzo de una larga época de dominio demócrata. Sobre todo, si Obama acompaña con hechos su atractiva retórica.

23 pensamientos en “¿Cambio para largo?

  1. Quizás esté diciendo una estupidez, porque no conozco demasiado a los estados juntitos de norteamérica del norte, pero leyendo este artículo, se me ha ocurrido el enorme parecido entre Mc Caine y nuestro Mariano. Toda su estrategia se basa en decir que su rival es tonto. ¿suena infantil? Pues sí, pero vamos, los asesores digo yo que se ganarán el sueldo…
    Rajoy también, habla de contención del gasto, ¿de qué gasto, preguntaría yo? ¿los gastos de las administraciones públicas?, ah bueno pero entonces, si las administraciones pueden funcionar igual de bien con menos dinero, ¿quiere eso decir que llevan un porrón de años despilfarrando dinero?
    Y si no son esos gastos, ¿los gastos sociales? En esto me recuerda al impagable Manquiña en la película “airbag” que transmutado vendría a ser “y no voy diciendo por ahí que quiero recortar los recortes sociales. Aunque lo piense”.

    Lo que me extraña más, es que el candidato con nombre de Cow Boy, es el representante del partido de gobierno. Ya sé que es un régimen presidencialista, pero ¿no tiene nada de lo que presumir de 8 años de gobierno republicano? ¿El partido del gobierno centra la campaña en la falta de talla del candidato de la oposición? Que lo haga Rajoy vale, que cuando gobernó de lo que nos acordamos es de los hilillos de plashtilina. Pero Mc Caine…..

    Bueno, que hala, que lo dejo que ya sé que estoy disperso. La culpa es tuya, no me leas……

  2. Magnífica la exposición de P.Beramendi. Da tres razones fundamentales para explicar el rápido despegue de Obama respecto a Mc Cain en las últimas semanas. Resumiendo son: la creciente crisis financiero-económica, los rendimientos decrecientes de la Palin y la campaña de vilipendiar a Obama (por ejemplo, osama en vez de obama, que fue muy amigo de uno de los weathermen,etc.), mientras que la oferta positiva de McCain frente a la crisis está plagada de incoherencias y cambia continuamente. Ha habido comentaristas que para explicar porqué ganó Obama en el último debate se fijaron en el poder de la juventud frente a la fragilidad de la senectud. Parece que no ha sido importante. Bush aprovechó el 11-S para meter el miedo a un segundo ataque terrorista y a que alcanzar la seguridad frente a esto solo lo podía hacer un presidente republicano. Hasta Hillary Clinton utilizó este argumento señalando que ella sabría proteger a EEUU mejor que Obama. Pero la crisis económica ha disipado este encantamiento, los electores dejan la seguridad en un segundo plano cuando ven peligrar su empleo o su casa y su nivel de consumo.

    Ha sido sorprendente ver cómo poner a Georgia como país de valores democráticos frente a la tiranía rusa ha sido tambien otro espejismo del gobierno de Bush. Resulta que el gobierno de Georgia ha entrado a saco en la única televisión que le criticaba. Con nocturnidad y con GEOs han entrado y destruido la misma. Y hace un mes también la policia disolvió una manifestación de forma brutal.

    Espero que Obama, cuando sea presidente, sea capaz de acabar con la política de Bush de querer meter en la OTAN a estas antiguas repúblicas sovieticas tan democráticas con el objetivo de debilitar a Rusia.

  3. Obama ganará de calle. Por la crisis pero incluso sin el colapso de estas semanas habría también ganado claramente, sobre todo por la necesidad de cambio, que él ha conseguido encarnar. Además, da mejor, tiene mejor timbre de voz, es mejor orador, es más joven y se mueve mejor. Serán bobadas pero cuentan, y mucho. Mc Cain es el candidato republicano porque era el menos malo de los que se presentaron, que eran poco brillantes precisamente porque se sabía, como cuando la primera vez que se presentó Clinton, y dio la sorpresa, que los republicanos lo tenían más que cuesta arriba tras 8 años de Bush. Con Obama enfrente y la crisis galopando, McCain está completamente perdido. Afortunadamente!

  4. Parece confirmarse que Obama ganará de calle, por lo que todo el que hubiese perdido el sueño ante la posibilidad contraria lo recuperará y aquellos que vinculen su felicidad a que en los EEUU ganen las elecciones el partido republicano lo perderá.
    Como soy bastante ignorante y lo reconozco, a mí, la historia americana parece cojerme muy lejos y como creo que voy/vamos a entrar en un período económicamente adverso, que previsiblemente terminará afectándome/nos de una manera u otra, aunque siempre negativamente a tenor de lo que todos los indicadores parecen confirmar, deseo que el resultado final de los comicios americanos sea el que consiga lo mejor para ese pueblo, porque presumo que con ello ganaremos tambien todos los demás.
    Mientras y a la espera de que desde USA soplen vientos mejores que a todos nos afecten voy a poner a mi locomotora al ralentí, que veo que la cosa no está para alegrías

  5. También quiero que pierda McCain, lo que no quiere decir que me entusiasme Obama. El discurso de Obama ha sido- es – mucho más matizado en la campaña que en las primarias. Ya veremos si algunas de las promesas las termina cumpliendo, como en materia de política exterior. En cualquier caso, entre esa pareja de republicanos fanáticos que escuchan la voz de Dios para guiarnos hasta el desastre (donde “casi” ya estamos) y la “normalidad” aparente de la pareja demócrata, no hay color. Bueno sí, está el color negro del previsible ganador, pero sin grandes entusiasmos por mi parte.
    ::
    Es maravilloso contemplar a quienes han hecho del liberalismo.bush (neojons en España) dogma de fe hasta hace tres semanas, pedir ahora que el parlamento controle a la banca en el destino final del dinero prestado por el Estado. Este repentino afán “regulador” en quienes jamás lo pidieron cuando la vida era bella es de agradecer, aunque poco creible. Resulta desconcertante que lo reclamen quienes hasta hace tres semanas- sólo tres semanas – argumentaban justamente lo contrario: menos controles y más liberalismo. Y ponían como ejemplo de buen hacer a Bush.
    ::
    Yo también pido todos los controles parlamentarios para todo lo público, como debe ser en democracia, pero en primer lugar para controlar lo que está haciendo Esperanza Aguirre con la sanidad y la educación pública en Madrid y para saber quién/quiénes se están quedando, y forrando, con las pasta pública de sus privatizaciones. Resulta chocante que quienes piden un pacto de estado para controlar un plan de liquidez para la banca, consideren suficiente una mayoría parlamentaria para desmantelar la educación y la sanidad pública en Madrid.

  6. Como mi señora madre, Amistad.
    Te digo lo mismo que a ella, no pasa nada por abstenerse si no lo ves claro.

  7. El que no lo vea claro e normal que se abstenga. ……. entre otras cosas porque no localiza la urna.

  8. Excelente artículo de Beramendi!! McCain, cuenta Beramendi, cada vez que le preguntan, responde “I know how to fix it”. Es la receta del perdedor. Lo mismo le pasó a Kerry hace cuatro años. Cada vez que le preguntaban cómo iba a resolver un problema, el respondía “I have a plan for it”. Debe ser la fórmula de los fracasados.

    Los republicanos merecen perder. Y por goleada. Desde que tengo memoria, los ocho años de Bush constituyen la gestión más desastrosa que he visto en mi vida en un país desarrollado. La catastrófica gestión de la catástrofe del Katrina, la reticencia de Bush a aceptar la agenda de Kyoto, la manipulación vergonzosa de la justicia, el fiasco espantoso de Irak, la crisis económica, la reducción de impuestos a los más ricos, la histeria antiterrorista, con la externalización de la tortura en los países más siniestros, las torturas en Irak, las mentiras masivas sobre Irak, la crisis brutal de un sistema financiero fuera de control… ¿Hay algo bueno que se pueda mencionar de la presidencia de Bush? Creo que sin duda Bush pasará a la historia como uno de los gobernantes más nefasto, si no el que más, de los Estados Unidos. Aquel país necesita un cambio urgentemente, ojalá se produzca en noviembre. Ya no parece un sueño: el contradictorio McCain, con esa ridícula retórica anti-establishment, parece que se está despeñando en las encuestas. Que siga así.

  9. A mí también me ha parecido buenísimo el artículo de Beramendi. Y yo no pienso abstenerme como la madre de Sicilia o como Amistad, yo voy a votar fervorosamente por Obama. Porque opino lo mismo que Cicuta y Polonio de esa administración republicana desastrosa de los últimos ocho años en los Estados Unidos. Pero ¿y qué decir de aquel gobernante nuestro cuyo mérito mayor era codearse con ese desastre que es Bush, que se enorgullecía y se creía un gran hombre por poner las patas en la misma mesa que el otro, que le copiaba el acento tejano hasta extremos de ridiculez insospechados? ¿A este hombre no le va a afectar en nada el descrédito de Bush? ¿El va a seguir considerándose el gran estadista que hubo en este país aquellos años aciagos?

  10. Desaceleración es a descosido como crisis es a roto. La pregunta es: ¿Valen los presupuestos generales del estado lo mismo para un roto que para un descosido? No parece que deba de ser así, por lo que tampoco parece nada descabellado que la oposición haga hincapié en ello y pida la retirada de los mismos. Llevamos años en que, por uno y otro lado, se han vivido y están viviendo situaciones anormales que encajan dentro de lo identificado como coyunturales y en las que los errores en la gestión de las mismas han sido siempre aprovechadas por los adversarios políticos para destacar las contradicciones del adversario. Ese parece ser el juego político que ya desde hace años esta de moda en este pais. Esperemos que algún día este rifirrafe se acabe, porque estarse toda la vida llamándose unos a otros mentirosos y acusarse de pretender engañar al vecindario para no sufrir desgaste ya cansa, aunque se comprende. …… a medias. Un día le toca a una mitad y otro a la otra. Y la casa sin barrer.

  11. Qué gran idea la de Fernando (vía Oposición). Retirar los PGE y, cuando nos demos cuenta, no tendrmos más remedio que prorrogar los de 2008, pensados para una coyuntura radicalmente distinta.

    Pero claro, negociar es más difícil e implica una cosa que el PP, hoy por hoy, no tiene: propuestas.

  12. Atencion pregunta para Fernando por 25 pesetas la contestacion:

    Digame ,por venticinco pesetas la respuestas : años en el que los presupuestos del estado han sido votados por la Oposicion.

    Tic..tac…tic…tac….tic ….tac….Don Cicuta vaya preparando la campana y el mazo para darle…..jeje.

  13. Presumo que si el gobierno puede hoy aprobar los presupuetos, aún no siendo apoyado por el primer partido de la oposición, haciéndolo con la ayuda de algón que otro partido, hablándose que incluso podría ser UPN quien colabore, no se por qué presumes que esa opción no puede ser tomada, in extremis, antes de tener que prorrogar los presupuestos del 2.008. Si el PP no tiene propuetas, ya se verá y quedará con el culo al aire.

  14. A ver, Fernando. Existen unos trámites parlamentarios impepinables para cualquier Ley, porque los PGE no son más que una ley. Así que si a 9 de octubre el Gobierno decide retirar los PGE que se están tramitando NOS QUEDAMOS SIN TIEMPO PARA APROBAR UNOS NUEVOS, por los que se deberían prorrogar los de 2008 para 2009.

    Esto, que lo sabe hasta un mentecato como yo, supongo que lo sabe la señora Cospedal. Así que la señora Cospedal dice una estupidez cuando pide que se retiren los PGE. Si la señora Cospedal tuviera el más mínimo interés en hacer su trabajo llamaría al Gobierno a un gran pacto (por ejemplo), o pediría que sus propuestas fueran escuchadas en sede parlamentaria (donde hay que hacerlas) y exigiría a sus senadores y congresistas que enmendaran los artículos que, en su opinión, están mal y, en caso de que todo esté mal, pues enmienda a la totalidad.

    Así que una de dos:

    a) Cospedal no sabe cómo funciona el trámite parlamentario de una Ley.
    b) Cospedal lo sabe, pero prefiere engañar a los españoles y pedir un imposible.

    Casi prefiero el segundo caso, porque si es el primero…

  15. Yo también me inclino por la opción b) de Aitor.

    He visto esta tarde el programa 59 segundos de ayer, que había grabado, y me he quedado pasamado del desparpajo de Soraya Sáenza de Santamaría. Varias veces le han hecho alguna pregunta muy concreta, e incómoda para el PP, y con total frescura ha salido por peteneras sin inmutarse. Sin ni siquiera disimular que no iba a intentar contestar. También ha vuelto a producirme pasmo la soltura y desparpajo de algunos expertos en economía, como Melchor Miralles, que se armaba un ligero lío entre los depósitos cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos y los fondos previstos para inyectar liquidez en la economía. O esa otra experta de La Razón, Esther Palomera, que aseguraba sin rubor que los 50.000 millones se pagaban con impuestos de los contribuyentes. No parecía saber qué es la Deuda Pública. Un lío parecido entre Deuda, intereses e impuestos se lo armó esta mañana Jiménez Losantos, mientras no dejaba títere con cabeza en el PP. Sólo se salva, para él, Cospedal.

  16. Ya Aitor, pero es que hace tiempo que se modificó el sisema de usos y costumbres previos a los trámites parlamentarios. Se pasó del tira y afloja al de tirar sin aflojar. ….. están en ello.

  17. Esperemos que Dios los ilumine, porque el joío Miguel tambien anda con retraso y no se puede contar con los watios terrenales.

  18. 19 ¿Y qué se supone que quiere decir eso? A mí es que me sacas de las metáforas tipo “las perlas que brillan en tus labios” y ya me pierdo…

    Por otro lado, hoy me he enterado de que en Francia han liberado a todos aquellos que detuvieron tras el último atentado de ETA. Una vez más, se detiene sin ton ni son para acallar bocas y luego, si te he visto no me acuerdo…

  19. Pingback: El agente de CIPOL » Blog Archive » La crisis financiera y los análisis políticos

  20. Pingback: El agente de CIPOL » Blog Archive » ¿Hay análisis políticos de la crisis financiera?

Deja un comentario