¿Acaso no matan a los caballos?

Lope AgirreEra sábado, apenas quedaba una semana para las Navidades. Aquella noche había nevado copiosamente. Las aceras aparecían cubiertas de ese líquido sucio, resto de la tormenta, una vez que el calor comienza a trabajar y a fundir el hielo. Previendo una jornada tranquila, encendí la chimenea. No esperaba salir, por nada del mundo, o casi. Estaba solo. Los niños habían marchado con su madre a Madrid. Intuía que podía ser para siempre, que nada sería igual desde entonces. Sonó el teléfono. Era mi madre.–Hemos traído a tu padre al hospital.
–¿Estás sola?
–Sí.
–¿Y los demás?
–Tu hermano está con su familia en la casa de Jaca. Tu hermana se ha ido a Londres.

No había en su voz nada que delatara su estado de ánimo, ni en sus palabras algo que pudiera ser tomado como orden o imprecación, ni como ruego.–¿Quieres que vaya a acompañarte?
–Haz lo que quieras.


Me dio el número de habitación. Llamé a la compañía de taxis. Me dijeron que a causa del mal tiempo estaban todos los coches disponibles de servicio. Me vestí, como para una larga travesía, y me fui andando. Tardé como una media hora; la caminata me animó y me hizo entrar en calor. Antes de subir a la habitación, pasé por la cafetería, me tomé un té con unas pastas. Vi que la tienda donde venden periódicos estaba abierta e hice allí acopio de prensa. Cuando me iba, advertí que en unos anaqueles, alejados de la puerta, a desmano, yacían unos libros antiguos. Eran saldos de novelas policíacas. Miré los ejemplares uno  a uno. Tan sólo había un título conocido, ¿Acaso no matan a los caballos?, de Horace Mc Coy, novela publicada en 1935. Me acerqué a la caja a pagar. Aproveché para comprar una caja de chicles. Subí a la habitación. Mi madre me recibió con un beso. Eché una mirada a mi padre. Su cuerpo estaba lleno de tubos y dormía. A su lado había otra cama y un señor en ella, también entre tubos. Estaba despierto y respiraba con dificultad. Dejé los periódicos y el libro en una silla. Salimos al pasillo.–¿Qué le ha pasado?
–Un ataque al corazón.
–Es grave.
–Los médicos no lo saben o no quieren decirlo. Estoy muy cansada, llevo toda la noche en vela. Bajamos juntos a la cafetería. Se bebió un café con leche y se comió un par de magdalenas. La acompañé hasta la parada de taxis. Tuvimos que esperar un cuarto de hora.
–Descansa, al menos hoy. Luego te llamaré.

Me dio un beso, con las gracias. La vi marcharse. La carretera que iba a la ciudad estaba limpia y abierta. Montones de nieve casi negra se acumulaban en los arcenes. Subí a la habitación. Mi padre estaba despierto. Creo que sonrió al verme. Me ofreció su mano, delgada y blanca. Me recordó a una rama desgajada de un árbol.

–No te preocupes, papá. Me quedaré contigo el tiempo que haga falta.

Sonrió de nuevo. Miré al compañero de habitación. Intentaba erguirse, pero no lo conseguía. Fui adonde él. No me costó mucho enderezarlo. Estaba muy delgado.

–Gracias. Me llamo Adrián.
–¿Y su familia?
–No tengo a nadie. En mi vida sólo me he preocupado de mi mismo y ahora, ya ve, lo estoy pagando.
–No diga eso.Volví donde estaba mi padre. Me senté en la silla. Él se colocó en la cama, no dejaba de mirarme, como si le extrañara mi presencia. Le acaricié la frente. Tardé diez minutos en dar cuenta del supuesto contenido de los diarios. Nada nuevo, dolor tras dolor, pero en el papel se me hacía irreal, casi ficticio. En quince minutos me tragué todos los chicles. Eran de fresa. Tomé el libro de Horace Mc Coy. Había leído en algún lugar que tuvo gran influencia entre los existencialistas franceses, especialmente en Simone de Beauvoir. “¿Cómo pasa el tiempo?”, pensé en la mujer. “El año que viene se celebraran los cien años de su nacimiento. No somos nada”. Mi padre sonreía.–Hijo, ¿crees que saldré de ésta?
–No tengo la menor duda, papá.Lo dije para tranquilizarlo. Comencé a leer la novela. Llevaba devoradas bastantes páginas, cuando entraron las enfermeras, unas chicas jóvenes y enérgicas.–Fuera todo el mundo, que tenemos que trabajar.

Salí al pasillo. Me puse a mirar desde la gran ventana. La montaña cercana estaba cubierta de nieve. La superficie curva de la cima brillaba y destacaba a lo lejos. Era atractiva, sugestiva, vida en estado puro.

–Ya pueden entrar.

La habitación olía a limpio. A mi padre, según supe al acercarme a él, le habían echado colonia. Sonreía. Su vecino estaba acostado, se quejaba. Me acerqué a él.

–¿Qué le pasa, Adrián?
–Que le veo a usted con su padre y me da envidia. ¿Por qué no crearía yo una familia?
–No le de más vueltas. No se fatigue pensando.Volví a la lectura. Pero no podía concentrarme, como quisiera. Cuando más entretenido estaba, entraban las enfermeras con las medicinas, el termómetro o la comida. Mi padre dio buena cuenta, con mi ayuda, de la crema de verdura y del pescado rebozado. Adrián tomo un poco de pescado. Ni fui capaz de que comiera más.–Es una desgracia vivir solo. No se puede hacer una idea.

Entró el doctor. Aproveché su visita para bajar a la cafetería a comer un sándwich. Llamé a mi madre por teléfono. Estaba acostada, se había tomado un tranquilizante. No parecía que estuviese mal. Cuando subí, el médico me esperaba. Quería hablar conmigo.

–Es grave, doctor.
–Es pronto para saberlo. Lo tendremos varios días en observación.
–¿Y Adrián?
–Más que fatiga de corazón, tiene fatiga de vivir. También lo tendremos en observación.Llegó la noche y apenas había leído la mitad del libro. Adrián se negó a tomar nada. No fui capaz de convencerlo. Mi padre, después de la cena, una sopa desvaída, una tortilla y una manzana, me ofreció la mano. Se quedó dormido, con sus frágiles dedos entre los míos. Parecían los  de un  niño, tan delgados estaban. Iba a seguir leyendo, bajo la pequeña luz de la cama, cuando me llamó Adrián.–Señor, ¿puede venir aquí?

Me acerqué a su cama. El hombre sudaba.

–Estoy muy asustado.
–No tiene de qué.
–Siento que me estoy muriendo.
–No diga eso.
–Sí, lo siento. Querría hacerme un favor.
–Dígame.
–Cuando era pequeño y tenía miedo, mi madre me solía contar un cuento. ¿Puede contarme un cuento?Me senté a su lado y le conté la historia de un hombre, llamado Ulises, que, tras haber combatido en Troya, quiso volver a su casa. Cada vez que se acercaba y avistaba su hogar, un acontecimiento, un suceso extraño e inexplicable, lo volvía a alejar. Pero el hombre no se rendía y lo volvía a intentar de nuevo.–Usted cree que llegará a su casa.
–Claro.
–¿Y alguien lo espera allí?
–Su mujer, su hijo, sus parientes y sus criados.
–Entonces merece la pena el esfuerzo.
–Siempre merece la pena.Me sorprendió mi propia respuesta. Adrián se quedó callado. Luego se dio la vuelta. Volví a mi silla. A mi padre le costaba respirar, le acaricié la frente. No tenía fiebre. Seguí leyendo. Llegué hasta el final de la novela:“–¿Por qué la has matado? –preguntó el policía que estaba sentado junto a mí.
–Ella me lo pidió.
–¿Lo has oído, Ben?
–Es un chico muy servicial –dijo Ben por encima de su espalda.
–¿Ese es el único motivo que tenías? –preguntó el policía.
–¿Acaso no matan a los caballos? –respondí.”

Me quedé un rato dormido, no sabría precisar cuánto tiempo. Me desperté sobresaltado. Miré a mi padre. Dormía, con cierta placidez. Me acerqué a Adrián. No se movía. Su rostro, muy pálido, reflejaba serenidad. Llamé a las enfermeras. Vinieron y me mandaron al pasillo. Amanecía. El sol se asomaba entre la superficie helada de la montaña cercana. Pero ya no me pareció un espectáculo alegre, sino triste y frío, muy frío. “La belleza –pensé–, no está sólo en la naturaleza, sino en el corazón de las personas que luchan diariamente con la muerte y el dolor”. Se escuchaba rumor de voces, pasos en el pasillo, ni presurosos ni asustados, el chirriar de una camilla. Bajé a la cafetería a desayunar. Mi imaginación se había quedado atrapada en la visión de la nieve. Me entretuve un buen rato. El té estaba muy caliente y las pastas muy secas. Cuando subí, mi madre me esperaba, y mi padre sonreía, a pesar de los tubos. Había otra persona en la misma habitación. No lo reconocí. En cuanto saliera del hospital, estaba decidido, tomaría el tren a Madrid. 

75 comentarios en “¿Acaso no matan a los caballos?

  1. Posiblemente en el hospital donde murió Adrián no había unidad de cuidados paliativos. Posiblemente sus internistas, escaldados por el precedente Montes, administraron con racanería los medicamentos para aliviar los dolores. Posiblemente Adrián murió sufriendo, como sucede con tantos españoles reales hoy en día.

    Maldito Lamela.

  2. Contra Sartre, el infierno no son los otros, el infierno es siempre la soledad.
    Chapeau, sí señor.

  3. Lope Aguirre, magistral.
    Los males del alma…, esos sí que duelen.
    Felicidades, Lope Aguirre, y gracias.

  4. Precioso, Lope Agirre. Precioso. Y gracias por escribir aquí. Me ha emocionado.

    Si alguien conoce al doctor Montes, que le diga que se pase por Debate Callejero.

  5. A veces escribir es dolorosamente liberador al mismo tiempo que la magia de las palabras hacen mella en nosotros.

    Buenos dias Lope Aguirre,caballeros callejeros,cabelleras al viento,disfrutadores del subsidio de desempleo y donantes de dignidad:
    «»Diré, y esto no te coloca en el reino de la metafísica, que algo te anima mientras estás vivo. Hay un proceso electroquímico que anima este saco de mierda que todos tenemos que arrastrar por ahí, ¿vale? Así que no es imposible que en el punto en el que el proceso electroquímico que está motivando al saco de mierda deja de ser lo suficientemente fuerte para que se mueva el saco de mierda, puede que esa energía se intercambie, y puede que se disipe y lleve una existencia propia sin el saco de mierda.»»
    Frank Zappa, en Society Pages nº 7, 1/12/1991

  6. (Con el permiso de Lope Aguirre)

    Ya esta a vuestra disposicion:

    «Ziluminatius Rex entrevistado por Gabilondo»
    y
    “La Trilogia de las Flores Ziluminadas y de las Perlas Rajoyicas”

    1 – Vista Alegre vs Vista Amargada
    Pues esta claro…¿no?…“Trilogia de las Flores Ziluminadas y de las Perlas Rajoyicas I”

    2 – Vista Amargada vs Vista Alegre
    Otra vuelta de rosca…“Trilogia de las Flores Ziluminadas

    3 -¡Pues yo quiero hablar! vs ¡Pues Yo no me callo!
    Final de la Trilogia de las Flores Ziluminadas y de las Perlas Rajoyicas III.(aparecen los Hijos de Amistad Civica)

    4 – ¡ Yo suprimire el canon digital !
    El Contraaaaaataqueeee…Bonus track de la “Trilogia de las Flores Ziluminadas y de las Perlas Rajoyicas”

    Este es el enlace para los nuevos videos de AC/DC Febrero 2008:

    http://es.video.yahoo.com/video/profile?sid=2906154&fr=yfp-t-501

    Los Colores de la noticia.

  7. Como historia verídica, el artículo de hoy no pasa de ser una situación muy normal y frecuente. Se viven a diario en los hospitales. No veo cual es la moraleja, si la hay. Menos entiendo los comentarios que dan a entender que el pobre Adrián pudiera haber sufrido por no haber cuidados paliativos o, peor aún, por racanería en el uso de fármacos, achacables al caso Montes. La verdad, me parece mentira leer reacciones de esta índole ante lo que no deja de ser algo habitual. Lo único que no es habitual es que le pidan a uno que le cuenten un cuento, que se lleve uno una novela, que termina como termina y que, coincidentemente, la historia finalize cerrándoce un puzzle que encaje de manera que dibuja la figura de Lamela y el Dr. Montes.
    Aparentemente el articulista parece que tuvo suerte, o al menos parece deducirse del artículo que no esperaba ni deseaba otra cosa, y cuando salió del hospital tomó el tren a Madrid, supongo que a su casa, cosa que presumo que también haría su padre una vez repuesto. Parece que en ese sentido no hubo sorpresa.

  8. Qué curioso; se nos plantea una historia sobre soledad y muerte en un hospital y a Fernando «le parece mentira» que se traiga a colación a Lamela. A mí, al contrario, es lo primero que se me ha venido a la cabeza.

    Lamela es ese estadista que, utilizando una denuncia anónima que la justicia declaró -tarde- sin fundamento, ha provocado que centenares de españoles mueran en medio del sufrimiento. Es, de nuestros grandes hombres, al que más aprecio: porque algunos puede que roben; otros tal vez sean ambiciosos o inmorales; pero él ha conseguido de verdad aumentar el bienestar y la altura moral de nuesra sociedad. Loor a Lamela.

  9. Enhorabuena a Lope por su artículo. Una historia humana que me ha conseguido emocionar a primera hora de la mañana. Como dice A Verlas, los males del alma, esos sí que duelen. Y además, la historia es por entero realista: siempre me ha conmovido esa reacción de algunos enfermos, más de los que nos imaginamos, que llegado el momento del final vuelven a los temores de la infancia, esos que hemos tenido todos siendo niños; ese miedo a la oscuridad y ese anhelo de la voz y del contacto materno. Esa vulnerabilidad, esa fragilidad, ….. intensificada en tantas ocasiones por la soledad. La historia de Lope es la historia real de muchos centros hospitalarios, el trasfondo humano de la fría y cerebral ciencia.

    Para Fernando: no sé realmente si viene a cuento o no sacar a colación el «Caso Lamela» por mor de esta emocionante narración. Yo creo que sí, es un componente más de esta realidad que vivimos los que tratamos de paliar, en la medida de lo posible, el dolor físico y moral de los demás. Y como yo mismo he dejado caer aquí varias veces, una de las consecuencias de la nauseabunda y macarthiana persecución de los profesionales de Leganés por parte de la extrema derecha, quizá la más trágica, ha sido la reacción defensiva de muchos profesionales sanitarios que han renunciado a aplicar técnicas paliativas en pacientes terminales ante el temor de verse imputados en vía jurisdiccional penal y jugarse así su futuro laboral y el porvenir de sus familias (el miedo es lo que tiene, y es humano que así sea). Por eso muchos pacientes en esas circunstancias han tenido que terminar sus días en unas condiciones poco dignas, acrecentándose su dolor y el sufrimiento de sus familiares. Así lo ha señalado Teoura.

    Por cierto, como ahora viene al punto este tema, os voy a contar una anécdota real muy ilustrativa. El equipo de atención primaria del que formo parte atendió este verano-otoño un caso que nos conmocionó bastante: se trataba de una joven paciente con apenas 25 años de vida, recien casada, que acudió una noche de agosto a nuestro puesto de urgencias por malestar general. La pobrecita mía creía incluso que podría estar en estado de gestación. A la exploración notamos algo que no nos gustó, que nos dió mala espina. La enviamos a urgencias hospitalarias, y tras varios día de ingreso conocimos la terrible noticia de que se trataba de un cáncer digestivo en avanzado estado de desarrollo y con metástasis ya que afectaba a órganos vitales e incluso a tejido óseo. Inoperable, no procedía ya intervención alguna. Sólo se pudo aplicar un ciclo de quimio con fines precisamente paliativos, aunque no sirvió más que para deteriorar más su aspecto físico. Esta chica, E. , de etnia gitana, afortunadamente conservó hasta el final su simpatía, su duende, la viveza de sus ojos morenos, de belleza ancestral como los de su gente. Y nosotros, durante dos meses, tratamos de paliar su dolor. Nuestro temor era que su organismo joven se resistiera a la enfermedad, cosa frecuente en este tipo de procesos, con lo cual el sufrimiento sería mayor. Tuvimos todos la fortuna de que hasta dos semanas antes de su fallecimiento el dolor no se cebara en ella. Y durante esas dos últimas semanas, en estado de consciencia muy deteriorado, se le aplicaron perfusiones por vía subcutánea y venosa de cloruro mórfico y de fentanilo, que hicieron que su marcha no fuera un calvario, sino un progresivo y dulce sueño. Este tratamiento no la mató, mitigó su dolor y proporcionó serenidad de espíritu a los suyos. Después de su marcha, nosotros tenemos en esa familia, rota por la marcha de la que era sólo una niña, a nuestra propia familia, y no hay día que no te encuentres a alguno de los suyos y que no te exprese su eterno agradecimiento por la atención prestada y por el calor humano que recibieron, y que nos devuelven reduplicado. Por supuesto, nadie nos ha llamado nazis. Cuando este tema sale a colación, pienso mucho en E. y en sus ojazos del Nilo, y doy gracias a Dios de que ningún Lamela hiciera del final de su joven vida un martirio.

    El tema, amigo Fernando, es muy grave. Y la sensibilidad de todos, a flor de piel, es inevitable.

    Buenos días.

  10. Y en relación con lo mismo, pasado mañana jueves 14 de febrero, a las 18:30 horas, en la Plaza de los Cabezones de Leganés, manifestación contra el desmantelamiento de la Sanidad Pública en la Comunidad e Madrid. Os enlazo con «El Plural», para más abundar en la convocatoria:

    http://www2.elplural.com/politica/detail.php?id=17667

  11. Bravo, bravísimo!!! Fenomenal!!! Emocionante!!!
    Gracias por escribir este precioso relato, Lope Aguirre. En estas líneas se aprende más del valor de la vida y de la familia que en cualquier texto de la Conferencia Episcopal.

  12. Un par de cosillas más, aunque ya fuera de la temática traída aquí por Lope Aguirre:

    Por un lado, compruebo en un medio nada afín al PSOE (El Confidencial Digital) estima el dato de que la entrevista de ayer de Iñaki al Presidente del Gobierno congregó ante las pantallas a un millón de telespectadores más que la que realizó a Marianico. Es muy significativo el dato, a mi modo de ver.

    Por otro, mi andanada de rigor a Leona de España. Estuvo en el Forum Europa, y allí soltó alguna de sus perlas de sabiduría política, y (cómo no), alguna de sus mentiras, de esas trolas gordas que nadie se cree ni con veinte carajillos de ron encima. Afirma la susodicha que Zapatero (aparte de las consabidas acusaciones, de rigor), además de dar carta de naturaleza política, como interlocutores, a ETA, les ha dado «impunidad». O sea, con los datos de eficacia policial y con la frenética actividad jurisdiccional frente a ETA y su entorno, ahora resulta que se les ha dado impunidad por parte del Gobierno. Ya te digo, que «la coñac» en ayunas tiene estas cosas. O la mala leche. Si Otegui lee esto en su celda de Martutene, o los etarras presuntos autores de los asesinatos de Bayona luego detenidos, deben creer que se han perdido algo. Y remata diciendo que «a ETA le han dado seis millones de euros, y a UPD nada».

    Pues nada, chica, aparte de los bonos personales ¿reintegrables?, volvamos a recordarte esa otra fuente de financiación que tan bien se compagina con la personalidad de alguno de tus compañones de partido:

    http://es.youtube.com/watch?v=OkQpuAY6fgg

  13. Lope Agirre
    Me ha gustado, el valor de la vida y de la familia, sí, pero quisiera añadir que en la vida también hay que saber estar solo, y no todo el mundo quiere aprender, por miedo.

  14. Tienes mucha razón, Sarah, en un mundo como el actual y con el ritmo de vida que llevamos, la posibilidad de encontrarse, en un momento dado, en soledad, es elevada. Si conocieras por dentro alguna residencia de mayores, podrías darte cuenta, en multitud de casos. Y a la hora de enfrentar esa situación se ha de contar con recursos. Desde el punto de vita profesional, los cuidados geriátricos encuentran aquí un amplio campo de estudio y de trabajo. Pero tengo la convicción de que ese miedo a la soledad y ese retorno a los temores y a la dependencia de otros, llegada una cierta edad y unas determinadas circunstancias, es atávico y casi inevitable. Es algo biológico. La gente mayor, incluso aquellos que en su trayectoria vital han hecho gala de autosuficiencia y de fortaleza a todos los niveles, mostrando en plenitud personalidades arrolladoras, suele recuperar los miedos y las inseguridades del niño o niña que una vez fueron. Los ancianos y los niños se parecen mucho, Sarah, es el ciclo de la vida. Como decía Machado, al final se vuelve a la tierra desnudo, como «salido de la madre».

    Un beso.

  15. Muy emotivo el artículo, pero tengo la impresión, leyendo algunos comentarios posteriores, que se está confundiendo la medicina paliativa con la eutanasia, a la que Zapatero se sigue negando legalizar, como ayer volvió a recordar en la entrevista con Gabilondo.

    Y hablando de Iñaki, conviene recordar algo evidente. Es el único periodista de primera fila (el resto están a años de distancia de él y, a diferencia del vasco, poco tienen que perder) que está haciendo una apuesta clara a favor de Zapatero. Sus editoriales diarias en Cuatro no sólo desmontan más eficazmente el discurso de la derecha que todos los ministros del gobierno, sino que aclaran muchas de las tonterías que ese colectivo de tan escaso perfil político suele soltar tras cada nueva propuesta socialista. Yo que el PSOE mimaría a Iñaki si la cosa va de movilizar a la izquierda. Ayer le ordenó muy bien el discurso a un muy acertado Zapatero. Estoy seguro que el PSOE ganó ayer muchos votos.

    Sobre prensa, y la derecha, la noticia está en la rendición de ABC. No sólo echa a Zarzalejos y su equipo, sino que contrata al periodismo más reaccionario de la prensa española, incluido el jefe de programación de Libertad Digital, en claro guiño a Losantos. Quienes pensaban que la derecha se renovaría si perdía en marzo, que lo olviden. Gane o pierda el PP es la derecha que nos queda. Su renovación pasa por crear un partido fuera de la calle Génova, dejando a los Aguirre, Losantos y otros su verdadero espacio político: la extrema derecha. ¿Pero dónde están los líderes de esa nueva derecha democrática? ¿Existen? Yo no los veo.

  16. Jon
    Sí, es verdad que al final de la vida vuelven los miedos, y es cuando muchas personas que nunca fueron creyentes necesitan creer en algo (un ejemplo durante muchos años los curas se dirigian a los rojos moribundos), y he visto que le ha pasado a varias personas. Eso puede pasarnos a todos ante la muerte, supongo.
    Sobre todo me refiero a «durante» la vida.

  17. Precioso y emocionante artículo. Un lujo para DC.
    Me parece bien Fernando que no comparta la evocación a Montes y los cuidados paliativos pero hombre, un poco más de sensibilidad no estaría de más, en general.
    Y preciosa también la historia de la gitana de Jon, ésta sí verídica del todo y muy reveladora de la distancia existente entre la realidad y las entelequias manipuladas del PP.
    Volviendo a la realidad prosaica, reveladora también la distancia de audiencia entre Zapa y mariano en Cuatro.

  18. 10 Teoura

    Me parece muy bien que lo primero que le venga a la cabeza, cuando se le plantee algo con referencia a soledad y muerte en un hospital, sea Lamela. Es un avance. lo normal es que se le hubiese venido directamente el PP y la extrema derecha, sin necesidad de intermediarios.
    Le voy a decir lo que pienso a tenor de su comentario nº 2 y redactado, en parte, en estilo similar al suyo.
    Posiblemente, usted no tiene duda que los médicos, ni han dejado, ni dejarán de realizar lo que consideren correcto y adecuado para paliar el sufrimiento de los pacientes y tiene la certeza de que el caso del Dr. Montes, no ha tenido ni tendrá ninguna repercusión, en cuanto a los tratamientos paliativos de sus pacientes, que seguirán realizándose con el mejor criterio de los médicos y buscando siempre hacer desaparecer EL DOLOR. Posiblemente, tambien usted piense que, en los casos sin salida y ante el riesgo de sufrimiento terminal innecesario y estéril, el posible fallecimiento como consecuencia del tratamiento paliativo sea valorado por los médicos, que atienden al paciente, como riesgo secundario, ya que consideran que el sufrimiento es lo que primero se tiene que evitar a toda costa. Posiblemente, tambien considere que se puede avanzar un poco más, y ante la irreversibilidad de la situación, para qué mantener la agonía de alguien, que aunque no padezca dolores por estar sedado, no tiene más salida que la muerte, por lo que uno pueda considerar admisible, que el doctor convierta en afirmación interna, dirigida a sí mismo como responsable y en conciencia, ese …. «es dificil que pase de esta noche» …. lo que de manera externa, y a los familiares, se traslada como expresión de una duda razonable con previsible resultado fatal.
    Posiblemente tanto usted, como yo, y como la mayoría, vería lógico, o incluso deseable, ese protocolo y esa decisión por parte del médico.
    Ahora bien, ¿Puede ese planteamiento tener algun fallo? ¿Hay riesgo de que pueda el dolor a llegar a ser un tema secundario y se avance por caminos de acelerar por acelerar?
    Este tipo de análisis que podamos hacer, para valorar actuaciones, solo se puede llevar a cabo si no se mezcla la política. Si se hace, no hay salida. La política tiene que intervenir solamente en dos campos: legislación y control. Los ciudadanos tenemos que exigir que no haya sufrimiento como primera medida y, a partir de ahí, cualquier otra opción, además, será la consecuencia de ir avanzando por el camino y al ritmo que, entre todos, consensuemos, aún admitiendo que los gobiernos son los obligados a ir, por delante, dando los pasos adecuados.
    El caso del Dr. Montes es, para mí, un caso muy claro que ha tenido un inicio lógico, incluso aún siendo promovido por una denuncia anónima, que dicho sea de paso bienvenidas sean tambien en temas de evasión fiscal y economía sumergida, y un final lógico, con un fallo judicial previsible.
    Puestos a juzgar y tomar partido, cosa que como se lee, se comenta y se escribe, todos hacemos, yo no tengo ninguna duda de qué es lo que ha podido estar pasando en el hospital y menos aún, que con nuestro propio veredicto, no estamos juzgando a una persona, o un equipo médico, sino opinando sobre lo que nos dicta la conciencia con respecto a ese espinoso tema y, de paso y aprovechando que el 9 de Marzo el Pisuerga pasa por Valladolid, arrearle al culpable de todo lo que pasa en este pais y que cada uno, aparentemente, tiene ya designado.

  19. Cambio de tercio: todo indica que Obama ganará hoy en Maryland, Virginia y Washington DC, aumentando el momentum de su candidatura. Ayer Clinton fue a ver a Edwards para pedirle su apoyo. Obama ha hablado varias veces con el también porque su apoyo podría ser decisivo en Ohio, siguente cita electoral y por ahora abierta. El otro gran apoyo que resta por dilucidar es Gore. Si los dos apoyan a Obama, habrá ganado por mucho superdelegado. Mi apoyo a Obama no sólo no se ha quebrado sino reforzado, especialmente después de que Pedo Jeta dedicará su última homilía dominical a apoyar a Hillary, entre otras cosas por la similitud entre Obama y ZP.

  20. Lo que «nosotros decimos» 20 Mimo Titos …a Z lo tendriamos que traer un dia aqui con nosotros….por ejemplo de la mano de ….Miguel Sebastian mismamente…no para que subiera «nuestra audiencia»…jeje…sino para que Permafrost y Verlitas se sintieran aludidos y nos deleitaran con un «Buen Bocata de palabras»……
    En fin …en la variedad esta el reto….otros que inviten a Rajoyibus…!que le den!¡audiencia!….JAJAJA…que nervios.

  21. 21 Fernando

    No, esto no es como vos lo cuenta….
    Lo del caso Montes ha hecho que mucho medicos escatimen sedacion por miedo a que les pase algo, y eso lo ha provocado la actuación de Lamela. Siento que Lamela sea del PP, sobre todo siento que gobierne, pero esa actuacion es responsable de mucho MUCHO dolor.
    Ademas hay profesionales sanitarios con convicciones religiosas bastante extremistas que opinan que se debe morir consciente, igual que son contrarios a la anticoncepción o el aborto.
    El resto de tu comentario, sin objetar nada, me recuerda mucho a la danza de los siete velos: mucho protocolo y mucha palabra polisilaba, y mucho loor a los avances médicos….si si, si eso es verdad, pero el rollo aqui es que al final avanzada morfina no se la chutan a tu abuelo o a tu padre porque no, y podrian porque si, y punto pelota.

    Tines mala suerte con los que estan a tu lado ideologico , pero tampoco nos vendas motos…..jejejej

  22. Yo creo que a muchos de los que entran aquí con grandes parabienes hacia Lope Agirre, les pasa lo que a mí: que les parece que el relato está muy bien escrito pero les resulta un tanto críptico. Cuando veo tanta felicitación y enohrabuena acumulada sin mayor comentario ni desarrollo, no puedo dejar de preguntarme si no será un truco para hacer creer a los demás que quien escribe ha pillado el mensaje. Yo no tengo sensibilidad alguna para literatura. Confieso que disfruto leyendo los textos de Agirre, pero no los entiendo. Veo que la muerte aparece, ahí me quedo. Quizá Ceferina pueda aclararme las cosas un poco más.

  23. Buenas tardes a todos.

    Me parece muy raro que don Cicuta, que a mí me parece tan inteligente siempre, me pida ayuda a mí para que le explique lo que quiere decir don Lope con su cuento. La mayor parte de las veces soy yo la que no entiendo las cosas que escribe don Cicuta porque me parecen demasiado complicadas, por eso me parece tan raro que me pida ayuda precisamente a mí, con la gente tan importante que escribe en este blog.

    A lo mejor es casualidad, no sé, pero a mí el cuento de don Lope me ha gustado mucho y lo he entendido, a mi manera, claro, que a lo mejor no es a la manera del señor que lo escribió.

    Cuando yo lo leí hace un rato me imaginé a Adrián en su cama, lleno de tubos y respirando con difiicultad y sólo y pensando que se iba a morir, y enseguida sentí que tenía que estar lleno de angustia. Y luego, al seguir leyendo, vi que el único que se preocupaba de esa angustia y que trataba de aliviársela, era el señor que estaba cuidando a su padre. Que ni los médicos ni las enfermeras le prestaban atención en eso, en la angustia.

    Yo he estado muchas veces en hospitales, ya se lo dije el otro día, cuidando a familiares, y he visto casos así. El dolor es terrible al morir, pero aunque no haya dolor, muchas veces hay angustia, por el miedo a morir. Y si estás solo y no la puedes compartir con nadie, esa angustia se hace muy grande.

    Eso le pasaba a Adrián, me parece, y por eso le pide al otro señor que le lea un cuento. A mí me pareció muy bonito que se lo leyera. Pero si ese señor no hubiera estado allí de visita, nadie le habría aliviado la angustia. Y yo creo que los médicos deberían preocuparse de eso también, de que la angustia que produce la muerte, se haga más pequeña. Dándo algún calmante, y cariño.

    Yo creo que hay que dar calmantes, eso que ustedes llaman sedar, cuando hay dolor y aunque no lo haya, aunque solo haya angustia porque te vas a morir. Y creo que los médicos, además de intentar salvar la vida, cuando la vida ya no se puede salvar, deben ayudar a que el trance de la muerte no sea tan malo, que no asuste tanto.

    Y luego esa novela que el señor del cuento estaba leyendo pues me parece muy bonito lo que dice. A los caballos no se les deja sufrir, se les mata. Como a los perros.

    Yo en eso ya no me meto porque no sé bien qué pensar, es muy complicado. Pero sí estoy convencida de que no se debe dejar morir a nadie sufriendo.

    Queden con Dios.

  24. Agradezco mucho las explicaciones prolijas y clarificadoras de doña Ceferina. Ya puestos, se me ocurre, en referencia borgiana, sugerir a don Lope Agirre (ya me está contagiando Ceferine) que incorpore a la mismísima ceferina al relato y le de voz, explicando la relación entre los caballos, el señor de los tubos, el hijo, el padre, el médico desalmado y los chiclets de fresa, sobre los que Ceferina ha guardado un ominoso silencio.

  25. Acojonante que Don Cituta y Fernando coincidan en algo, aunque tenga que ser la falta de sensibilidad ante un relato tan bien escrito, tan bien hilado y tan emocionante.

  26. comentario de texto para Fernando

    sacado de la sombradeaznar

    POLÍTICAS DE SEGURIDAD

    – Durante los gobiernos de Aznar el gasto del Estado, el esfuerzo presupuestario público en seguridad ciudadana cayó considerablemente. Pasó de suponer en 1996 el 0,63 a situarse en el 0,49 del PIB en 2004. Una caída, prácticamente, del 20 por cien en los recursos dedicados a seguridad.
    – – Otro rasgo que caracteriza la política de seguridad del PP, fue la disminución continuada del número de Agentes de Policía del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil.
    – en Policía Nacional, se pasó de tener una plantilla de 52.000 en 1996 a menos de 44.000 en 2004.
    – – Oferta de empleo público de Policía y de Guardia Civil: en 2001 se ofertaron 5.400 plazas; en 2002, 6.587; en 2003, 6.707; en 2004, 7.335.
    – Y cuando llega este Gobierno, oferta pública de empleo: 10.600 plazas, cada año, para la Policía y la Guardia Civil, para recuperar el déficit que arrastrábamos de unas ofertas de empleo público insuficientes que deterioraron claramente la seguridad ciudadana. Ni siquiera se cubrían las bajas por jubilación.
    en 2003 (el año de mayor indice de criminalidad de los últimos años) llegó a decir que «quien quiera seguridad que se la pague».

    VIGILANCIA FRONTERIZA

    del año 2000 al año 2004 en los aeropuertos de este país para el control de la entrada de extranjeros irregularmente pasamos de 858 a 823 agentes; menos efectivos en nuestros aeropuertos durante la última legislatura de Aznar. –
    – En el año 2004 había 141 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para el control de esas fronteras.
    – En el año 2000 bajó de 190 a 141 el número de empleados públicos para el control de la frontera en Francia.
    РEn el a̱o 2005 hay 236 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para el control de esas fronteras

  27. Hombre Devagar!

    Aznar, presupuesto de Defensa para 2004: 6.746 millones
    ZP, presupuesto de Defensa para 2008: 8.489

    Aumento de un 25%

    Y aquí, todos ciscandose en la Iglesia…
    Los militares ya han pillado… y del estatut ya han pasado.

    Tenemos la 6ª mejor flota de guerra del mundo!
    Alguien sabe nuestra clasificación en Estado del Bienestar.

  28. 38 Pratxanda
    Tu lo que quieres es un submarino atomico para ir en metro…envidiosos

  29. 24 Econcon

    Siento no estar de acuerdo contigo y, además, simplemente, porque estás equivocado. A tu hipotesis de que los médicos puedan haber alterado sus protocolos y rebajado el nivel de respuesta al dolor, escatimando sedación, respondo con la hipótesis mía de que no lo han hecho, ni incluso aunque puedan decir que lo hayan hecho. Tampoco les creería a ellos. No se cuales son tus datos para confirmar lo acertado de tu afirmación. Yo tampoco tengo ninguno que demuestre mi absoluta confianza en que nada ha cambiado, salvo la tranquilidad y seguridad de basar mi opinión en que el colectivo médico, que en estos temas no solo es parte sino tambien juez, tiene la confianza que le otorga su profesionalidad, de poder realizar lo que cada caso requiera, con la certeza de que, en el supuesto de tener que dar algún tipo de explicación a algún compañero investigador, pasará, sin lugar a dudas, el examen, posiblemente con nota.
    Si, como dices, pueda haber, que no lo creo, profesionales que consideren que hay que dejar morir conscientes, aunque ello represente morir con dolor, el caso el dr. Montes no alteraría su manera de actuar, que yo tambien consideraría una praxis erronea, o criminal, si para ello se tiene que realizar alguna omisión voluntaria sobre la praxis establecida.

  30. 37 devagar

    Comentario de texto.

    Supongo, que la caida porcentual del gasto del estado dedicado a seguridad ciudadana, en relación con el PIB y en tiempos de Aznar, se debería a que, al no existir Roldanes, Amedos, Veras y similares, se pudo realizar ese ahorro. …… amos, digo yo.
    Aunque tambien pudiera ser que, por capricho de Aznar, la boyante economía que recibió del gobierno anterior, la utilizara para, encima, todavía engordarla más, en vez de dedicar los altísimos excedentes que recibió, fruto del exitoso resultado del equipo económico que le antecedió, para comprar longanizas con las que atar a los perros, como hubiese sido lógico en tan expléndida situación.

  31. Pues me ha gustado el relato, que me parece que tiene que ver con la soledad y el miedo a ella, más que otra cosa, ¿no? y me ha gustado también la imperturbable posición de Fernando -qiero decir como defiende lo que piensa, más allá de su contenido-, y el relato de Jon Salaberría porque está bien que -como sugiere Fernando-, si el Pisuerga pase por donde pasa, reflexionemos sobre lo ocurrido a propósito del caso Lamela.
    Bueno, y también me ha parecido juicioso el Cicuta y la relectura de Ceferina y….. ¡Dios santo! ¿estaré bordeando la idiocia? ¿Serán las vacaciones?

  32. 40
    Fernando

    Yo me baso en lo que me han contado, tanto en una hipótesis como en otra, gente (familiares) que trabajan en la sanidad pública.

    Esto tiene la validez que tiene, es decir, no es una investigación ni judicial ni significativa a nivel estadistico. «No crees que haya casos como esos» Bien, a mi me han contado que los hay.

    El debate sobre si el doctor Montes se saltó o no un protocolo me supera, lo confieso «No tengo ni puta idea» a ese respecto. Si se que la sentencia judicial dice que no pueden practicas criminales ni de mala practica. Me vas a permitir que , con el debido respeto, considere en este caso una sentencia más valida que la opinión más o menos formada que puedas tener al respecto.

    Tu comentario 41 aun excluyendo el rejonazo a cuenta de Roldán etc me parece verdaderamente infumable, aunque esto es mi opinión.

    Devagar ofrece datos y hop… a contestar con un chiste, es tu potestad pero te he visto mas lúcido y lucido en otros trances.

    Los 7.000 policias menos con Aznar es un hecho innegable que estoy deseando ver con que pirueta se justifica (bien tu, si te apetece, o bien cualquier otro).

    Sobre las virtudes economicas del gobierno de aznar ya me explayé en mi primer artículo, que recuerdo con cariño, y fueron algunas, pero no significa la prístina y bigotuda perfeccion.

  33. 43 Econcon

    Como comprenderás, no tengo argumentos, ni conocimientos, para determinar el por qué durante el gobierno de Aznar se redujesen gastos, de todo tipo, incluidos los de seguridad, a esos niveles de dinero y medios humanos. Supongo que la necesidad de levantar la economía del pais, que estaba por los suelos, tendrían algo que ver en ello.
    Si devagar se dirige a mi, cosa que entiendo hace como anécdota bromista, ya que no creo que me considere experto en temas de economía y gestión de gobierno, y me pone la tarea de comentar el texto, es normal que la haga y que le exprese, tambein en clave irónica, esa opinión, que reflejo, de que ello puede responder a la necesidad de una gestión económica austera.
    Ya me conoces ….. supongo.

  34. Por cierto, totalmente de acuerdo con Litle Nemo, tanto en lo que se refiere a Iñaki Gabilondo como en ese otro gran asunto de ayer, el del periódico ABC. La reflexión final me parece muy válida: si unimos esto del periódico a cosas tan dispares como la (nula) respuesta dnetro de la derecha a horrores como la campaña de Lamela, o el silencio ante la humillante defenestración de Gallardón y, sobre todo, a la campaña electoral ultra conservadora que está llevando a cabo el PP …la conclusión es que, tras la derrota de Rajoy (de la que no albergo duda alguna) sólo quedará una derecha más reaccionaria que la que perdió en 2004. No hay esperanza alguna de que, dentro del PP haya reacción positiva alguna. ¿Y fuera del PP?….En algún momento, Bono y Gallardón han hablado de proyectos comunes…Y Gallardón -de quien se me asegura (una de esas fuentes muy, pero que muy bien informada) que sí que renunciará a seguir en el machito y que no abandonará la política…algo intentará…aunque sea sin Bono (que para eso habrá recibido el premio fidelizador de la presidencia del congreso). Pero el núcleo dominante de la derecha no está por dejar margen alguno a la rectificación…como lo prueba el desembarco de algunos de sus mastines en el ABC.

  35. Y regalado?

    A Bono, me refiero. No lo querría Gallardón regalado? Con Magdalena Álvarez, Paco Vázquez y Guerra? Y si le regalamos las tapas?

    Con este sistema veo dificil que surja algo a izquierda y derecha del PP. Material hay… Bueno, a su izquierda ya está UPyD a quien el Imparcial da tres escaños. Pero no sería el partido liberal, o el demócrata que hay en otros lares.

    para cuando la Iglesia no crea sus propios partidos? Uno de centroderecha y otro de centroizquierda, no se..

    ** Unión Cristiana Democrática Española (???)
    ** Partido Socialdemocrata Clerical Español (Bono)

  36. Pues a mí, de las noticias que he leído hoy, me ha inquitado bastante, aparte de la deriva que toma el ABC y lo que eso significa, como han explicado Little Nemo y Barañain, otra noticia: el propósito de crear 4 nuevas Facultades de Medicina en Madrid. Tres de ellas, al menos, privadas. Miedo me da doña Esperanza.

  37. Barañain, no me cuadra lo de los proyectos comunes de Bono y Gallardón. No dudo de la amistad estrecha entrambos personajes, ni el especial feeling que mutuamente sienten. Pero no veo a Pepe montando un chiringuito, porque el político manchego puede ser criticado por muchas y variadas motivaciones, pero su fidelidad al partido está fuera de toda duda. Su actitud tras el Congreso del partido en el que Zapatero le venció en el último segundo por pocos compromisarios de diferencia es un ejemplo de encaje democrático de la decisión interna de la militancia. O sea, no es la Leona de España.

    Dicho esto, no veo a Gallardón acercándose a donde Bono está, por supuesto; y en el microcosmos upedeo no va a tener chance, pues aunque arrastraría un caudal apreciable de seguidores al modesto partido-secta, no va a permitir Leona que venga otro a arrancarle el protagonismo y el liderato por enésima vez. Así que, o bien anda buscando financianción para establecimiento propio, o aún sueña con que la derrota marianesca le dé «chance» en el seno del PP. Cosa difícil, a fé mía, viendo como se han colocado los ultraderechistas en el seno de la formación populí.

    Digo yo.

  38. Hablando de Doña Cuaresma:

    Hoy abc.es, por la mañana, tenía como segunda noticia de portada con foto una noticia de alcance internacional: Esperanza Aguirre llega tarde a Lleida por una avería en el AVE. Bueno, me imagino que no llegó ella tarde solamente sino que todo el pasaje pero nunca se sabe. Espe dijo hoy en Lleida (Lérida para algunos) que va a crear en Madrid un colegio público donde, si se llenan las plazas, se podrá estudiar en catalán. El nombre del colegio llevaría el nombre de President Tarradellas, político, por cierto, de ERC. ¿Se rompe España? Es curioso el discurso que los más duros del sector duro emplean cuando pasan el Ebro.

    Por otra parte, mi más sincera condena a los insultos que recibió hoy María San Gil en Compostela por parte de simpatizantes independentistas gallegos. Por cierto, de Nós-Unidade Popular y demás partidos de esa órbita, no del BNG. No tergiversemos que para eso ya está Libertad Digital.

    A raíz de este desagradable suceso, extraordinariamente minoritario, me gustaría recalcar que los alboratadores no insultaban en la lengua gallega que todos los gallegos sabemos hablar y que en un 63% utilizamos como lengua habitual sino en gallego lusista que defienden el reintegracionismo con el portugués. Que quede claro. Ahí también se notan diferencias.

    Por último, decir que en las calles de Galicia hubo estos días algún enfrentamiento anecdótico entre fundamentales del independentismo gallego con una nueva plataforma que se denomina Galicia Bilingüe que se ha fundado para decir que el castellano está perseguido en Galicia. Con dos cojones. Bueno, esta legislatura se aprobó un decreto de Educación para que el 50 % de las asignaturas se impartan en gallego y el otro 50 % en castellano debido a que anteriormente no era posible estudiar en gallego la mitad de las materias. La Xunta, con el apoyo de la oposición del PPdeG, aprobó esta ley pero hay unas luminarias del pensamiento occidental llamadas Galicia Bilingüe que dicen que en Galicia está perseguido el castellano. Si uno entra en su web podrá contemplar que su bilingüismo es cómico pues puedes acceder sólo a una pequeña parte del contenido de la web en gallego. Ya vemos que bilingüismo desean: sólo castellano.

    Su web es http://www.galiciabilingue.es/.

    Un saludo y felicidades a Lope Agirre por su enésimo gran artículo.

  39. Fundamentalistas del independentismo gallego, quería decir. Un saludo y disculpen el error.

Deja un comentario