¡Ya era hora!

Aitor Riveiro

El debate de investidura que se vivió ayer en el Parlamento de Vitoria siguió el guión más o menos previsto, lo que no le quita un ápice de importancia a lo ocurrido: tras 30 años de gobierno nacionalista, el País Vasco tendrá, por fin, un lehendakari socialista, gracias al apoyo que Patxi López recibió del Partido Popular y de UpyD.

La noticia surgió por la tarde, en el turno de réplicas. El aún presidente en funciones, Juan José Ibaretxe, anunció que abandona la política activa. El hecho de que, también en este caso, el gesto fuera más o menos previsible tampoco le resta valor y supone, por encima de todo, el final de la deriva que el nacionalismo vasco inició en 1998 con el Pacto de Lizarra-Estella y que el anterior presidente del PNV, Josu Jon Imaz, trató de dinamitar desde dentro, con el resultado por todos conocido.

Patxi López se enfrenta ahora a una tarea que será cualquier cosa menos sencilla. El pacto que PSE y PP alcanzaron para propiciar la investidura del primer presidente no nacionalista no garantiza la estabilidad institucional que los cambios que precisa la Comuniad Autónoma Vasca requeriría. López se enfrentará, en minoría, a una cámara que en un amplísimo porcentaje se opone a sus iniciativas políticas y, lo que es peor, el PNV, mayoritario en el Parlamento, parece no haber admitido aún que, pese a ser el partido más votado de Euskadi, ya no ostenta el poder.

El País Vasco es la región que mayor autogobierno ostenta en todo el Estado. Esto significa que López contará con multitud de resortes para poner en marcha sus planes; resortes que en otras comunidades autónomas no existen.

Sin embargo, y por el mismo motivo, la administración vasca está trufada de cargos nacionalistas que ostentan cargos que no serán removidos en un primer momento. Algunos son de vital importancia, como la dirección de la policía autonómica, vital, entre otras cosas, para la lucha contra el terrorismo de ETA, quien ya ha puesto en la diana no sólo al futuro gobierno, sino a todos los que le apoyen.

En el PNV, como decía, no parecen haber asumido todavía que han perdido el poder en la CAV. Y hoy por hoy son sus cargos quienes dirigen la Ertzaintza. Flaco favor hacen a la defensa del orden público quienes acusan, desde la cúpula real y la sentimental de los ‘jetzales’, a los futuros dirigentes del País Vasco de usurpar unos sillones que no son suyos, animando por el camino a una suerte de rebelión pública que recuerda a llamamientos realizados por otras personas en otras circunstancias.

Nada hace pensar que los responsables de la policía autonómica no se tomarán su labor con la misma seriedad, si no más, con la que lo venían haciendo hasta ahora, pero cualquier gesto, cualquier falta por mínima e impredecible que sea, puede ser leída en una clave que en nada ayudará al final de ETA: tanto desde el bando de los terroristas como desde determinadas tribunas que siguen empecinadas en arrogarse el papel de cidcampeadores únicos se magnificará todo para alimentar sus tesis, caiga quien caiga y cueste lo que cueste.

Tendremos que ser los ciudadanos, los medios de comunicación y las organizaciones civiles y sindicales quienes arropemos al nuevo gobierno cuando reciba los primeros golpes, que llegarán. Tendremos que ser nosotros quienes no nos dejemos llevar a terreno minado, al lenguaje de buenos y malos que nunca conduce a solucionar nada.

Por eso extraña sobremanera que los sindicatos hayan anunciado ya una huelga general contra el próximo gobierno vasco. ¿Contra qué protestarán los trabajadores? ¿Qué decisiones no les ha gustado, si aún no se ha tomado ninguna? ¿Ha cambiado el pacto social lo suficiente como para que abertzales y jetzales se unan contra el gobierno no nato?

Si de lo que se trata es de salir a la calle para luchar por la preservación de los derechos que los trabajadores han conseguido con mucho esfuerzo desde el inicio de la democracia, no habría nada que objetar si lo hubieran hecho antes. ¿O es que la crisis ha comenzado ahora? ¿El paro no golpeaba al País Vasco hace dos meses?

Es necesario recordar que el anuncio se produjo en el momento en el que los sindicatos supieron que sería Patxi López el próximo lehendakari, lo que convierte la huelga en un acto político. Y, para quien tenga alguna duda, ahí están las declaraciones que ayer recogía El País del, según parece, nuevo líder de Batasuna: Arnaldo Otegi, ni más ni menos, quien parece haber retomado las riendas de los radicales vascos.

Con todo, es Patxi López quien tiene la responsabilidad de hacer las cosas. Y de hacerlas bien. En Euskadi hay muchas cosas que hacer y no todas tienen que ver con el terrorismo de ETA. Y será en esas otras cosas donde el primer lehendakari no nacionalista tendrá más problemas para lograr mayorías que le permitan articular el proyecto político que tiene en mente. Haría mal el PSE en prescindir de otras fuerzas políticas presentes en el Parlamento de Vitoria sólo para mantener el apoyo de un PP que, si no en Euskadi sí en el resto de España, utilizará la debilidad del gobierno de Vitoria y del de Madrid para arremeter contra el PSOE, quizá con el apoyo de nacionalistas de otras latitudes.

En cualquier caso, seguro, habrá merecido la pena. ¡Porque ya era hora!

27 pensamientos en “¡Ya era hora!

  1. Voy a poner lo que supongo será la nota discordante del día y que imagino me hará merecedor de más de una colleja virtual. Tengo sentimientos encontrados con la llegada del PSE al gobierno vasco. Si no lo digo, reviento. Por un lado, me alegro muchísimo de que el PNV e Ibarretxte abandonen el poder. Pero por otro lado me angustia que el cambio se haya producido de esta manera. No me refiero a la legalidad o constitucionalidad del asunto, que es impecable. Pero una democracia es algo más que un conjunto de leyes. Se supone que una democracia es un régimen de autogobierno en el que los politicos toman las decisiones más o menos de acuerdo con las preferencias de la sociedad. La equivalencia no es perfecta, porque el régimen es representativo y los ciudadanos, sobre muchas cuestiones difíciles, no tienen opiniones bien formadas y delegan en los partidos para que las tomen de acuerdo con sus principios ideológicos.

    Hecha estas aclaraciones iniciales, vayamos a los datos. Va a gobernar un partido que ha quedado a casi ocho puntos del ganador. Y encima va a gobernar con el apoyo parlamentario de su principal competidor ideológico, el PP. Y dicha fórmula es la que menos apoyo y entusiasmo despierta entre los vascos. Es verdad que no se trata de una coalición PSE-PP, pero los datos del CIS dejan poco lugar para la duda: menos del 10% de los vascos apoya esa opción, prefiriendo, abrumadoramente, una coalición PNV-PSE. Por si todo esto fuera poco, resulta que el PSE sólo consigue gobernar gracias a la eliminación de Batasuna del Parlamento. Todos los expertos que han analizado los resultados concluyen lo mismo: la ilegalización de Batasuna ha beneficiado en mayor medida a los partidos no nacionalistas que a los nacionalistas.

    A pesar de todos estos datos, creo que era preciso echar del poder al PNV, aun a costa de forzar mucho las costuras del sistema democrático. El PNV había ido demasiado lejos, en muchos sentidos que no hace falta recordar. Ahora bien, permitánme que por ello concluya que se ha hecho lo correcto pero que no pueda eliminar una fuerte mala conciencia por lo sucedido. Me parece hipócrita no reconocerlo.

    Resulta extraño que el editorial del Pais de hoy ofrezca algunos datos sociológicos y de opinión pública sobre el País Vasco pero olvide mencionar que la gran mayoría de los vascos prefería una coalición PNV-PSE. Yo no, yo prefería el aucerdo PSE-PP que permite al PSE gobernar. Pero yo no soy vasco y si lo fuera mi posición sería minoritaria. Por eso, desde un punta de vista democrático, hay razones de sobra para estar muy incómodos.

  2. Me sorprende que el PP no haya interpuesto ya una querella criminal por prevaricación contra el magistrado Antonio Pedreira, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, después de que este caballero haya confirmado las imputaciones contra tres diputados autonómicos madrileños, uno de ellos antiguo consejero de la señora Aguirre, gracias a la instrucción del requetemalvado juez Garzón. Sorprende mucho más que el comité de garantías de este partido haya corrido a suspender de militancia a esos diputados cuando hasta hace unas semanas todo era el producto del odio de un juez *socialista* confabulado con un ministro de justicia cazador. Así que ya he perdido la cuenta de los imputados que llevamos y de los jueces que persiguen al PP. Yo estoy deseando que Pedro José me despeje la X de toda esta historia, o que me indique quién es el autor intelectual de la trama de delincuentes que milita en la derecha española. Cuadra mal creer que toda esta tropa dependiera de una tal Correa o un tal *el bigotes*. Dudo que doña Esperanza delegue en gente que no es de su clase.

    ::

    El pacto PSE-PP sólo tendrá éxito si consigue gobernar para todos. Admitir desde el poder vasco, por primera vez en 30 años, que Euskadi es una sociedad plural donde caben todos. Todos. Además de deslegitimar el discurso del *conflicto*, que tantos muertos nos ha dejado. También el PNV debería iniciar su camino a la modernidad, superando el siglo XIX de una puñetera vez. Ya hemos escuchado demasiadas historias de nuestros antepasados sobre las guerras carlistas. Ya vale. Ha sido su política etnicista de estos años (y que ayer Ibarreche escenificó, una vez más, en su patético discurso de despedida) quien ha impedido un pacto entre PNV y PSE. Habría sido lo lógico en una sociedad normalizada, pero los nacionalistas lo hicieron imposible con su política de tierra quemada. Igual es que en Euskadi ha empezado la transición a la normalidad. No va a ser facil, pero lo que es seguro es que ya nada va a ser igual. Esperemos que quienes desde Madrid, y por distintas y variadas razones, están deseando que Patxi se estrelle no consigan su propósito. No todo el problema lo va a tener el nuevo lehendakari con el nacionalismo. Suerte y al toro, lehendakari.

  3. Buenos dias Aitor Riveiro,caballeros callejeros y cabelleras al viento:
    Si,ya era hora.
    Ya era hora de que el PNV se diera cuenta del gran error que cometieron al despreciar a los socialistas y subirse al monte con los batasunos con el pacto de Lizarra.
    Ya era hora de que el PP se diera cuenta que atacando a los socialistas no conseguirian la normalidad en el pais vasco.
    Ya era hora de que los indenpendentistas vascos estuvieran en el parlamento representados por politicos que condenan la violencia de eta.
    Ya va siendo hora de que los ciudadanos vascos asuman que las amenazas de eta ,no hacen patria.
    Patxi Lopez recorrera un camino lleno de obstaculos,pero esta vez,los obstaculos son de cartonpiedra.
    En Euskadi comienza una nueva etapa de justicia social.
    Ayer se dio un primer paso.

  4. Discrepo de algunas de las consideraciones de Don Cicuta (# 1).

    El hecho de que el PSE haya quedado a 8 puntos del ganador no me parece motivo que menoscabe la legitimidad de la elección del Lehendakari. Por supuesto, no me refiero a ello en términos legales, porque eso es algo que está fuera de toda duda. En mi opinión, en el marco de un sistema proporcional (al menos en el espíritu de la norma) en el que partidos minoritarios obtienen representación, la suma de los votos de diferentes formaciones tiene mayor trascendencia que cuál sea la lista más votada. Supongo que si el Lehendakari fuera elegido por sufragio universal directo, sin intermediación parlamentaria, muchos de los votantes del PP y de UPyD hubieran votado al candidato socialista. El apoyo de estos dos partidos a la elección de Patxi López permite dar apoyo a la elección del Lehendakari preferido por muchos votantes que, sin embargo, pueden manifestar sus diferencias con el PSE por la vía del voto a otro partido. En mi opinión, es éste elemento del parlamentarismo el que lo hace deseable como sistema de representación política.

    Por otra parte, el PP no es el competidor ideológico del PSE, al menos en el País Vasco. A pesar de sus diferencias ideológicas, y con independencia de ser rivales en el ámbito del Estado, el PSE y el PP son los partidos más afines en la dimensión que (quizás) ha determinado el sentido del voto de un mayor número de electores, que es la cuestión del encaje institucional del País Vasco en España.

    Por último, el hecho de que una coalición PNV-PSE sea la preferida por una mayoría de la sociedad vasca, a tenor de los datos del CIS, tiene que ver con dos hechos que hacen cuestionable, en mi opinión, que esa sea una vara apropiada de medida de las verdaderas preferencias de los votantes. Por una parte, la mayor parte de los votantes que se inclinan por las tesis del PNV en el ámbito “nacional” preferirían esa coalición y éstos suponen en torno a la mitad del electorado, lo que hace que la preferencia por esa coalición esté distorsionada por el apoyo abrumador de la parte del electorado (medida en la dimensión “nacionalista”) que ha obtenido menor representación. Por otra parte, me inclino a pensar que muchos de los consultados preferirían una coalición PNV-PSE, condicionada a que esta coalición ocurriera de hecho. Dado el posicionamiento del PSE en relación con la cuestión autonómica, si fuera posible una coalición PNV-PSE estaríamos ante una situación en la que habría acuerdo sobre esa cuestión. Y, en ese caso, muchos votantes del PSE preferirían una coalición que implicara transversalidad en el ámbito de la cuestión autonómica. Dicho de otra forma, si la pregunta es por la coalición ideal, con todas sus implicaciones, para muchos votantes esa sería PNV-PSE; pero si la pregunta es por la mejor coalición, dados los posicionamientos actuales de los partidos, su respuesta bien podría haber sido otra.

    A mí me alegra ver un gobierno vasco que no sea del PNV, sobre todo -aunque no sólo-, por una cuestión de higiene democrática, pero no me alegra que lo sea con el apoyo parlamentario del PP. Sin embargo, me parece que este acuerdo de investidura se ha dado en el marco de una normalidad democrática absoluta, con la excepción de la presencia de E.T.A y de la ilegalización de Batasuna, que obviamente distorsionan hasta el mismo proceso de libre elección del propio voto.

  5. Siguiendo con el asunto de la legitimidad en el marco de un sistema parlamentario, un aspecto que sobredimensiona el apoyo al PSE (y al PP), y que me incomoda profundamente, es el de la sobrerrepresentación desproporcionada de Álava en el Parlamento.

  6. Gracias por la crónica, Aitor. Voy a escribir pronto que sino me pasará como otros días, que vuelvo a entrar más tarde y todo está dicho.

    Discrepo de parte de los argumentos de Don Cicuta y me acerco más a Antesala. Aunque reconozco que me he hecho un lio con sus ideas sobre lo que “realmente” prefieren los vascos.

    Yo no tengo mala conciencia porque los batasunis no se hayan podido presentar. De hecho, lo celebro. Sinceramente, prefiero ser elegido por un Parlamento donde los defensores del asesinato no están presentes que me voten esos asesiones para cualquier cargo, aunque sea mi comunidad de vecinos. La pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿puede la democracia defenderse de sus enemigos? Porque los batasunis son enemigos declarados de la democracia. Ellos aspiran a conseguir sus fines con las armas y para pargarlas usan los votos. Así que no tengo mala conciencia. El que debería tenerla es Ibarretxe, que ha sido varias veces presidente del gobierno vasco gracias a los votos de unos tipos que mataban a sus amigos empresarios y a la oposición.

    El segundo argumento que me quita cualquier mala conciencia es que Euskadi no es una democracia normal. Es verdad. Pero no es normal porque es la única democracia que conozco en la que la oposición tiene que ir con escolta para que no les asesinen. ¿Alguien conoce alguna otra democracia donde pase esto? ¿Se podía haber hecho algo más desde el gobierno vasco? Pues seguro que sí. Un ejemplo. Vean este vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=jca_0jwQQ_8 Son los payasos Pirritx y Porrotx, quienes realizan un programa infantil en la EiTB. En este vídeo se dedican a criticar la dispersión de presos. Un programa muy infantil….

    En lo que sí simpatizo con don Cicuta es en que la coalición PSE-PP no despierta muchas simpatías en el País Vasco. Vamos a ver si el nuevo gobierno es capaz de ganarse el apoyo mayoritario de la opinión pública. Fuera del País Vasco estoy detectando algo que me preocupa. Mis amigos más radicales del PP me miran de otra forma. Ahora parecen mis “colegas”. Están muy contentos con nosotros y nos animan a cantar con ellos “Viva España!!”. Me alegra que ahora los del PP nos miren de otra forma. Pero es que nunca nos van a votar!! Veremos los moderados cómo reaccionan ante el pacto y esperemos que esto les lleve a seguir apoyando al PSOE.

  7. Querido Don Cicuta, ese regusto agridulce creo que casi todos en el PSOE, fuera de Euskadi (donde se viven obvias circunstancias diferenciales respecto del resto de España) lo tenemos. Mientras existe un acuerdo con el PP vasco, fuera el PP nacional va a degüello y sin haber dado muestra, en circunstancias difíciles para la economía y para la paz social, del más mínimo sentido de Estado. Ante ésto, lo ideal era el acuerdo transversal PSE-PNV. Pero quien durante unos minutos escuchara ayer las palabras de Ibarretxe y de Eguibar se dió cuenta de que no había más que esa opción que se ha materializado en la investidura de Patxi. Insistencia en el famoso marco de decisión, exclusión y negación de la “vasquidad” de todo aquel que no comulga con el nacionalismo obligatorio (olían esos discursos a apartheid que tiraban para atrás), nostalgia de los amigos de los asesinos, indiferencia e insensibilidad para con los perseguidos por la violencia irracional de ETA, etc … Una auténtica pesadilla que queda lejos del posibilismo y la moderación institucional del PNV de otras épocas que sí hubiese sido el compañero ideal de viaje.

    Otrosí, en democracia parlamentaria representativa, 1 + 1 son 2, obviamente. Y Patxi ha conseguido 39. ¿Que el PNV le superó en votos y escaños? Amigo Don Cicuta, le aseguro que si Ibarretxe hubiese conseguido cinco escaños menos que Patxi, diez puntos porcentuales menos, y pudiere sumar escaños para la investidura, lo hubiese hecho. Si además ya hay precedentes: para la consecución de sus fines soberanistas y excluyentes no titubeó en aceptar los votos de los defensores de los asesinos, despreciando el diálogo con los no nacionalistas e incluso con víctimas recientes en el recuerdo.

    Lo tiene bien empleado.

    Posdatilla: cuando se selló el acuerdo PSE-PP, creí que igual éste servía como acicate para un acercamiento en Madrid entre los dos grandes partidos en momentos de crisis, como en otras ocasiones memorables de nuestra historia reciente hicieron por interés general. Pero no. El PP de Mari-Ano anda en otra cosa, entre otras madurando mociones de censura, reconstruyendo relaciones con los que hasta hace dos días eran proterroritas y separatistas despreciables. Se ensayan de nuevo los diálogos en lengua vernácula en la intimidad. Menos mal que en Euskadi no están ya Orejón, María San Gil y Gil y que Leona es irrelevante. Porque si no …..

    Buenos días.

  8. Hola a todos!!

    Hola Aitor, oye, si los dos sindicatos abertzales van a convocar huelga, o han convocado huelga, tendrán que indicar los motivos y los objetivos, ¿y cuales pueden presentar que les permitan llevar a cabo la huelga legalmente?

  9. Gracias, Aitor.

    Cicuta pide una colleja informática: a mandar.

    Hoy estamos de un exquisito que asusta. Resulta que tenemos el escrúpulo erizado porque la “coalición que no es” (PSOE + PP) es la menos deseada por el elector vasco, según la hermeneusis de una rama apócrifa de la ciencia social… Me parece a mí que la gente del PSE no se merece esto, sino un respaldo tan entusiasta e incondicional como sea posible. Tal vez convenga salir del laboratorio: agradecer a Patxi López que no haya constituido la “coalición que no es” y que presente un programa de acción de gobierno que, ojalá, podría también propiciar una regeneración del PNV, con el que cabría volver a intentarlo en el futuro.

    Abrazos para todos.

  10. Es cierto que San Gil ya no está. Como tampoco está Mayor (miente Aznar cuando lo pone como antecedente de Patxi: nada más lejos de la realidad). O eso espero. Pero tampoco está, afortunadamente, Redondo. Ni quienes aplaudieron a Redondo en 2001. O eso también espero. Aunque me temo que aparezcan en algún momento. Toco madera. Mientras que PP y PSE se han quitado el polvo del camino (San Gil, Mayor, Redondo…), tuvimos que esperar hasta ayer para que el PNV comenzara a hacer algo parecido con la marcha de Ibarreche. Miedo me da imaginar que Mayor hubiera llegado a Lehendakari en 2001, mucho más teniendo en cuenta que, según escuchamos hoy a muchos que le aplaudían entonces, es un *franquista* terrible. Yo creo que no. Mayor es un buen ejemplo del pensamiento reaccionario español, a fin de cuentas es un democratacristiano, tan impresentable, políticamente hablando, en 2001 como hoy, pero lo curioso es que siempre ha dicho lo mismo desde que militara en UCD. Mayor es un reaccionario coherente (y valiente, todo hay que decirlo) Lo que fue una anormalidad es que el PSOE apoyara a ese sujeto y a ese discurso. Pero nada que ver con Patxi. Afortunadamente. Absolutamente nada que ver con lo que está pasando hoy. Tampoco el coro de las llamadas organizaciones cívicas, entonces tan gritonas e insultantes, y hoy, afortundamente, más tranquilitas.

  11. Gracias Aitor por el artículo

    Cantaba Lou Reed algo así como que es mejor la equivocación y el riesgo a resignarse..en inglés, claro. Puede que algo de esto haya en el pacto que ha servido para designar al primer Lehendakari socialista (con perdón de Don Ramón Rubial que fuera presidente del CGV).

    Era tal la confrontación alimentada por el ya ex lehandakari Ibarretxe, era tal su desprecio por “los de allá” manifestado de nuevo en toda su crudeza en el debate de investidura de ayer; era tal su firme al tiempo que tardío descubrimiento de las tesis independentistas que todos sus gobiernos han pivotado sobre el soberanismo originario de los vascos y vascas tal si el Lehendakari fuera el mismísimo Adán. , Ese mantra contretado primero en el “plan” y después en la “consulta”, eran de imposble resolución positiva y, por ello mismo, absolutamente estériles, pero dinamitarion, de forma ostensible, los puentes tendidos en la época de gobiernos transversales.

    Si en el socialismo vasco existían, y existiían, dudas acerca de la idoneidad del pacto cn el PP como única alternativa posible, esas dudas han terminado de disiparse con el discurso abrupto, pleno de resentimiento y deslegitimador -no olvidemos que por primera vez un gobierno naciente es amenazado directamente por ETA- forzado por Ibarretxe en sede parlamentaria. Y todo ello para sentar sus reales poco antes de confirmar su retirada de la política activa.

    Dificultades, probablemente enormes y de todo tipo (no preveo que las más gordas estén en los mandos de la Ertzantza, entre otras cosas porque la primera generación Retolaza está en el último tramo de sus carrera profesional y la Ertzantza se ha nutrido de excelentes profesionales, muchos de ellos del PNV, si, pero, primero profesionales, que tienen tantos deseos como el que más de actuar firmemente contra el terrorismo), empezando por las dudas que genera el acuerdo con el PP, pero las lineas maestras del discurso de Patxi resultan clarificadoras, los recursos económicos de los que puede echar mano dado el bajísimo nivel de endeudamiento de la CAV -mérito del gobierno saliente- permite una dotación de recursos de cierta importancia, y el equipo de gobierno del que se ha dotado para gobernar parece sólido y con experiencia.

    Le deseo de corazón que le vaya bonito, que bien nos irá a todos.

  12. Aitor no hace falta que contestes a mis preguntas básicamente porque tú haces las mismas en tu artículo… me he saltado ese párrafo…jeje

  13. Yo no tengo ningún resquemor, ni ninguna duda, ni nada. Las exquisiteces de don Cicuta no van conmigo en este caso. Estoy feliz con Patxi de lehendakari. Y si no queda más remedio que lo sea con el apoyo de los del partido que han insultado y siguen insultando sin parar a los miembros del partido de Patxi, pues qué le vamos a hacer. Yo creo que lo fundamental es haber echado al PNV del poder de una puñetera vez. Y de paso a Ibarretxe de la política, que ya era hora. Ese hombre que habla con total certeza de “la mayoría sociológica” del país vasco. ¿Cómo calcula las mayorías este individuo? Yo creí que en democracia se calculaban por sumas de escaños. Y que no se escandalice por pactar con el PP. Más escándalo producen a cualquier persona bien pensante los pactos que su partido ha hecho a lo largo de estos años. El pactaba con gente que mataba o apoyaba a los que mataban, y el PP no mata ni apoya a quien mata. Yo no podré olvidar nunca aquella foto publicada en El País poco antes de que Fernando Buesa fuera asesinado, en que se veía a este charlando confiadamente con no recuerdo quién en un pasillo del Parlamento, y justo detrás, sonriendo a la cámara, se veía a Josu Ternera, que seguramente ya sabía el destino de su compañero de Parlamento. No vi a Ibarretxe ni a su gente escandalizarse entonces por aquellas compañías como se escandalizan ahora.
    Adelante Patxi.

  14. No participo de forma habitual. Pero os leo mucho

    Hoy, el comentario #1 clama para que recojamos el guante y saquemos las espadas. Ya lo han hecho muchos (#4, #6, #7,…), pero yo prefiero ponerme espalda con espalda para defender el llamado a la reflexión.

    Creo que el punto más espinoso está en la ausencia de Batasuna en las últimas elecciones y las consecuencias de dicha ausencia en los resultados electorales. Atención: Sé que para hablar de estas cosas a veces es necesario mostrar las credenciales de demócrata, y como yo no tengo reputación en este foro, tendréis que asumirlo. En pocas palabras, no defiendo la violencia, la extorción, etc. etc. para imponer ideas políticas.

    Bien. Dicho esto, sí creo que la elección de Patxi López es un motivo de celebración, pero también creo que es un momento pertinente para la reflexión. La diferencia entre los que creemos en la democracia como sistema de convivencia y los que no, es que los primeros nos angustiamos/frustramos/preocupamos cuando vemos que dicho sistema no cuaja correctamente o, por decirlo de otra forma, que tiene que hacer ciertas virguerías para intentar salir adelante. Cuando digo que no cuaja bien me refiero a que, en el País Vasco, la democracia (con toda su fuerza moral) no ha conseguido aún acallar a las armas. La democracia no es sólo meter las papeletas en las urnas, sino convencernos todos de que la convivencia sólo es posible de forma pacífica. Lamentablemente, esto no ha sido posible en Euskadi.

    Por supuesto, los principales responsables son los que están dando la vara y el raka-raka, pero también, imagino, habrá algo que no funciona bien, pues si el sistema democrático ha sido incapaz de atraer a 150.000 personas que, aunque conniventes con partidos que entienden la violencia en el País Vaco de una forma particular (defensa), no son extraterrestres, ni tienen la gripe porcina. En todos los otros aspectos de la vida, son como tú o como yo.

    Asumámoslo, el apoyo social de tantos vascos a los partidos cercanos o pegados a las ideas de ETA, es un fracaso de la democracia. Duele, sí. Pero es lo que hay.

    Por eso, comparto cierta mala conciencia al ver que la única forma de ver a un López o a un socialista al frente del Gobierno Vasco sea de esta manera. Con la derecha y prohibiendo la concurrencia de un partido.

    En términos de eficacia, probablemente lo que se ha hecho haya sido lo mejor. Pero, en esencia, esto dejo un mal tufo que a ningún demócrata puede gustar.

    En otro orden de cosas, respecto a la representación en el sistema parlamentario, no creo que valga la pena entrar mucho en el tema. Las reglas de juego son claras para todos desde el principio. Los votos no sólo reflejan las preferencias “puras” de los votantes, sino también sus preferencias dadas estas reglas de juego. Los votantes no somos tontos, y sabemos incorporar en nuestro cálculo las expectativas. Aunque, es cierto, muchas veces los políticos nos la jueguen.

  15. A los que reflexionan cogiendosela con papel de fumar…les pediria que reflexionaran sobre el valor politico de la justicia social en sociedades como la vasca ,de aquellos que dicen frases lapidarias como :
    “aquí no está representada toda la sociedad vasca”…”dejar sin voto a una parte importante del pueblo vasco (izquierda abertzale radical)”

    Y que no dudan en decirle al nuevo lendakari :”Ustedes no son de fiar”.

    Como bien dice PMQNQ “Yo no tengo ningún resquemor, ni ninguna duda, ni nada” sobre el acuerdo entre dos fuerzas politicas que han dado su sangre por la libertad en el pueblo vasco.
    La historia nos demuestra que la justicia social es dificil de alcanzar…pero no es imposible.
    Patxi Lopez tiene la obligacion de defender una justicia social que los nacionalistas han sido incapaces de realizar en todos estos años que han gobernado.
    Eso es lo que le ha llevado a la lendakaritza.
    Solo por eso merece la pena seguir luchando…..lo demas son paparruchas de malos perdedores o de vengativas falsas venganzas.

    Muchos de los que escribimos en este “lugar para el encuentro y el debate democrático” luchamos dialecticamente contra todos aquellos reaccionarios que nos echaban en cara nuestro apoyo a Zapatero en su empeño por acabar con la lacra de la violencia politica de eta….nos tildaron de….ya sabeis los insultos que tuvimos que soportar…ellos siguen en su combate contra Zapatero sin ningun pudor ….yo tengo la conciencia bien tranquila…a ellos les costara mas reconocer que se han equivocado.

    Hoy se que cuando defendia a Zapatero y a Patxi Lopez ,en esos circulos de opinion estaba defendiendo una nueva politica en el pais vasco.
    Seguiran habiendo Sangiles,Rosahypes,ibarretxes,egibares….y asesinos….pero el signo de los tiempos esta cambiando

    Gente! empiecen a juntarse por donde sea que anden
    Y admitan que las aguas alrededor han aumentado
    Y acepten que pronto estarán mojados hasta los huesos
    Si el tiempo que has vivido merece la pena..
    Entonces mejor comienza a nadar o te hundirás como piedra
    Porque los tiempos están cambiando

    Vengan escritores y críticos que profetizan con su lapicero
    Mantengan sus ojos abiertos que la oportunidad no vendrá de nuevo
    Y no hablen tan pronto, porque la rueda aún está girando
    Y no hay quien diga su nombre
    Porque los perdedores ahora, luego serán los que ganen
    Porque los tiempos están cambiando

    Vengan senadores y congresistas, por favor consideren la llamada
    No se queden en la entrada, no bloqueen el corredor
    Porque él que está herido, será el que se ha de atascar
    Hay una batalla afuera y está rugiendo
    Pronto vibrará en tus ventanas y sacudirá tus paredes
    Porque los tiempos están cambiando

    Vengan madres y padres a lo largo de la tierra
    No critiquen lo que no pueden entender
    Sus hijos y sus hijas están encima de su mandato
    Su viejo camino está envejecimiento rápidamente
    Por favor exclúyanse, si no pueden dar su mano
    Porque los tiempos están cambiando

    La línea está dibujada, la maldición está invocada
    El lento más tarde será rápido
    Y el presente ahora, después será pasado
    El orden se está rápidamente desvaneciendo
    Y el primero ahora, luego será el último
    Porque los tiempos están cambiando…..JAJAJA….que nervios.

  16. “Creo que el punto más espinoso está en la ausencia de Batasuna en las últimas elecciones y las consecuencias de dicha ausencia en los resultados electorales.”

    Yo creo que, como dice Pradera hoy en El País, una cosa es que no se hubiera dejado votar a los partidarios de eta y otra que no se les haya permitido presentarse a las elecciones. Si sus votantes han preferido emitir votos nulos, eso no desligitima en absoluto un resultado electoral.

  17. Bueno. Se ve que no he tenido éxito aclarando de ante mano mi falta de simpatía con los Batasunos. De hecho, yo si hubiese podido votar en las elecciones vascas, lo hubiese hecho por Patxi López. Dicho está.

    No obstante, creí que no sería una paparuchada subrayar el debate sobre la capacidad de nuestro sistema democrático para convencer a los violentos, y a quienes los apoyan, acerca de la vía pacífica de convivencia política. Es cierto que hoy, quizás, sólo toque festejar la victoria de Patxi y de los no nacionalistas vascos. Me uno a la celebración. Sinceramente. Pero afirmar que no hay nada que debatir, aunque sea mañana, no creo que sea una buena estrategia para la propia democracia. Cuando empezamos a retocar aquí y allí para que las cosas funcionen, nunca se sabe dónde terminaremos. Debatir, sobre todo entre gente sensata como en la de este foro que ,por suerte no discute con las vísceras, no puede hacer mucho daño.

    ¿Suena a Pepito Grillo, verdad? Bueno, no era mi intención. Abrazos.

  18. “no he tenido éxito aclarando de ante mano mi falta de simpatía con los Batasunos”.

    Espero que eso no vaya por mí. Seas quien seas, yo no tengo la menor duda de tu falta de simpatía con los batasunos. Ni de nadie de los que escriben aquí.
    Tampoco me parece una paparruchada lo que has subrayado. Pero yo he llegado al límite de mi capacidad de saturación en este tema. ¡Patxi lehendakari!

  19. Patxi, estimado PMQNQ, YA es lehendakari aunque tenga pendiente la tradicional jura o promesa en la casa de juntas de Gernika y ante el gernikako arbola. Mañana estaremos allí para aplaudirle y darle ànimos, aunque sabemos que los tiene sobrados. Por cierto, saben ustedes que el juramento empieza “Ante Dios humillado…” Dios humillado?.

    A fuego amigo, con afecto. Por supuesto que existe una “anomalía” democrática en Euskadi: la persistencia del terror y de quienes apoyan los métodos terroristas para conseguir objetivos políticos, si bien tengo la certeza, como la tiene buena parte de la ciudadanía vasca, de que cada vez son menos y cada vez se encuentran en una situación más complicada. Pero ni el mantra del “conflicto político”, como si no los hubiera permanentemente, basado en el mito ancestral de la Esukadi libre desde la noche de los tiempos o en el no menos curioso del “pacto entre iguales”, no serían más que parte del cestaño ideológico del nacionalismo de raiz etnicista, si no fuera por la violencia que se ejerce en nombre de esos supuestos ideales.

    Comparto plenamente la posición de PMQNQ respecto del voto radical: Cien mil prosibles votantes han optado por el nulo y no por la abstención -lo cual es un dato con el que, probablemente, pretenden conocer el peso electoral con que aún cuentan los nacionalistas cercanos al terrorismo etarra-, pero, si hubieran deseado que el nacionalismo moderado conservara la Lehendakaritza podrían haber ejercido su derecho de voto como cualquier otro ciudadano. No lo han hecho porque habrán considerado mejor comprobar con las fuerzas con que aún cuentan o por otra razón, pero de ninguna manera han sido privados de su derecho al voto como interesada y falazmente pretende vender el nacionalismo desalojado de Ajuria Enea. Oir a Ibarretxe decir que en 2005 se dejaban listas de la autodenominada izquierda abertzale por cálculo político y ahora se ilegalizan por el mismo cálculo sería un patético chiste fácil si no viniera de quien viene.

    Saludos.

  20. A Fuego Amigo: yo no acabo de entender ese argumento de que sea culpa de la democracia que haya 150.000 personas que se nieguen a aceptarla como sistema político en su comunidad. No acabo de entenderlo, especialmente en el contexto de Euskadi, que no se distingue precisamente por un contexto social de caldo de cultvo del terrorismo, como podría ser, por ejemplo, Palestina. Sinceramente, no me parece relevante ponerlo en esos términos. La democracia por supuesto que es un sistema imperfecto, pero sin duda es el mejor que existe desde el punto de vista de la representación de los intereses de los individuos, como ciudadanos. Siempre hay que estar encima para mejorarlo y consolidarlo, pero creo que éso es lo que se ha venido haciendo durante todo este tiempo en Euskadi. Hemos llegado hasta hoy y resulta que ese hoy significa Patxi López Lehendakari, pues magnífico. Ahí lo tenemos y ahí debe estar.
    Totalmente de acuerdo con Lezo y PMNQ.
    agur

  21. fuego amigo 17….al decir “paparruchas de malos perdedores” no me referia a tus argumentos…sino al de “los nacionalistos” que han visto como su castillo de naipes se desmoronaba ante sus narices por “un puñado de votos”.
    Nada que objetar a lo que dices…aunque te la cojas con papel de fumar,la sigues teniendo entre las piernas…supongo…jeje.

  22. Y no solo que ahí deba estar Patxi lópez, sino que, seguramente, la posibilidad de quitar al PNV del gobierno sea un elemento importante a la hora de que, a largo plazo, esos 150.000 se puedan ir democratizando, es decir, dejando de preferir soluciones políticas no democráticas y hasta violentas. En mi humilde opinión, por consiguiente, la democracia no ha fallado en absoluto, sino que, al contrario, está dando pasos hacia delante con esta posibilidad de gobierno.

  23. Y, por último, a pesar de que el apoyo del gobierno central a este gobierno en Euskadi signifique inestabilidad en el gobierno de la nación, felicito a ZP por haberlo apoyado a pesar de todo, ya que me parece que era uno de eos momentos en que había que hacer POLITICA democrática de verdad y correr todos los riesgos posibles.

  24. Melinda, que suerte tienes que alguien te corrige las “faltitas”…jeje

Deja un comentario