¡TERCER CUMPLEAÑOS!

Todos los articulistas del último año en Debate Callejero

Lope Agirre
Un blog es como una ventana a la que uno se asoma, cuando ve que el clima que desde allí­ se intuye y que, también, se contempla, es benigno y digno de ser disfrutado. Por supuesto, un blog es algo impenetrable, en el sentido estricto; siempre está fuera de donde estamos situados; pero siempre se puede crear la ilusión de que eso foráneo puede ser asumido en nuestro interior, convertido o reconvertido en algo nuestro, no sólo superficial, como un tatuaje o una máscara, sino como algo autóctono, algo sanguí­neo.

DC es nuestra ventana preferida desde hace tres años. A veces nos asomamos, y contemplamos pájaros volando, huyendo del frío y de la rutina, y nos demoramos en la contemplación. Otras veces contemplamos cálidas tortugas que nos indican que el camino hacia el mar es fatigoso, largo y cansado; o miles de gatos, corriendo por las azoteas de nuestros sueños más entrañables y, a la vez, terribles, o perros que buscan árbol donde hermanarse, o parejas de amantes que viven la vida, sin importarles nada que esté fuera de la latitud de sus besos. Otras, no nos asomamos, simplemente echamos una mirada lenta, circular y caustica, y cerramos la ventana. Nos vamos.

Siempre acabamos volviendo. Hay algo que, visto desde ahí, nos atrae y nos emociona, y nos asusta también. A veces son sólo palabras…

 

Antesala
Ya son tres años de Debate Callejero. Tres años en los que encontramos un espacio en el que reflexionar y debatir cada día. Pero DC es algo más que un artí­culo diario y un sinfí­n de discusiones. DC es también el conjunto de personas que mantienen vivo el debate cada dí­a. Todos esos personajes sin rostro acaban formando parte de nuestra cotidianidad. Todos ellos hacen de este sitio ese lugar especial que encontramos cada mañana, cada tarde o cada noche.

¡Gracias a todos los que hacen DC, gracias a Alguien por su labor entre bambalinas y feliz tercer cumpleaños!

¡Que cumplamos muchos más!

Barañaí­n
Un hábito saludable
Debatir es un hábito saludable. Y, además, puede ser entretenido. Pero no es fácil. Por eso, hacemos bien en congratularnos de celebrar el tercer cumpleaños de este espacio de encuentro y debate polí­tico. Y como la ocasión lo merece,  me he permitido traer aquí­ hoy a un invitado de lujo para este evento: el señor George Orwell. A l también le gustaba el debate y le preocupaba el deterioro del lenguaje polí­tico.

El gran enemigo del lenguaje es la insinceridad. Cuando hay un abismo entre tus objetivos reales y tus objetivos declarados, recurres, como por instinto, a las palabras largas y los modismos agotados, como una jibia lanzando chorritos de tinta…. deberí­a reconocerse que el actual caos político está relacionado con la decadencia del lenguaje y que probablemente puede efectuarse alguna mejora empezando por la parte verbal. Si simplificas tu idioma te liberas de las peores necedades de la ortodoxia. No puedes hablar ninguno de los dialectos necesarios y cuando haces un comentario estúpido, su estupidez resultará obvia, incluso a ti mismo. El lenguaje polí­tico está pensado para hacer que las mentiras suenen como verdades y el asesinato sea respetable, para dar apariencia de solidez al puro viento. Todo esto no puede cambiarse en un momento, pero al menos puedes cambiar tus propios hábitos…  George Orwell, Politics and the English lenguage (1946).

Vamos a por la cuarta velita. Felicidades a todos.
Frans van den Broek
El rol del intelecto en la sociedad
No hace mucho existí­a la figura pública del intelectual. Digo existi­a, porque a pesar de las apariencias, esta figura, para bien y para mal, ha desaparecido. Quizá su existencia se debí­a a algo análogo a lo que se da en llamar juegos del lenguaje, una serie de prácticas, expectativas, jerarquí­as semánticas, cognitivas, emocionales, llámese como quiera, que asignaban una función al intelecto y a sus epónimos como voces en medio del tráfago de las discusiones y vaivenes polí­ticos y culturales. Dicha función la podí­a ocupar un inepto o un genio, de acuerdo a las circunstancias, pero lo indudable es que la sociedad le asignaba un lugar orgánico dentro del tejido de fuerzas que enhebraban su funcionamiento. Uno puede pensar lo que quiera, por ejemplo, de Sartre, por mencionar a alguien (personalmente, ahora me parece alguien medio loco y aprovechador), pero su rol era claro y serví­a de punto de referencia a la sociedad, para avalar sus posturas o criticarlas. Lo mismo le ocurrí­a a Ortega y Gasset o a Juan de Mairena (esta función la puede ocupar hasta un personaje ficticio). El caso es que esta función se ha diluido hasta la virtual inexistencia. En el mejor de los casos el intelectual es un articulista de cierto éxito al que pocos leen y que, generalmente, repite opiniones preconcebidas. En el peor, es un payaso.

A lo que voy es a que esta función que le asigna un lugar al intelecto en los ajetreos de una nación se ha desplazado a otras figuras sociales y una de ellas, me atrevo a afirmar, la constituyen ahora los blogs, con todos sus defectos y virtudes. El debate político orgánico y generalizado tal vez no sea ya posible en esta era de comunidades virtuales, pero los blogs mantienen viva la llama del ejercicio intelectual, reflejando los cambios sociales y polí­ticos y, con el tiempo esto ocurrirá, hasta influyendo en ellos. Esta experiencia y constatación se la debo a Debate Callejero. Le debo, además, el contacto constante con un país que admiro y quiero mucho, como España, y la disciplina que me impone de sentarme a escribir cada cierto tiempo, llueva o truene, sobre cualquier cosa que inquiete mi aletargado intelecto. De alguna manera, los blogs nos hacen sentir más cerca del debate público de lo que era posible en la era de los intelectuales orgánicos, y eso es de agradecerse, aunque, como es mi caso, entienda poco de los tejemanejes de la polí­tica española que se ventilan en las páginas de DC. Como fuera, le deseo a DC que viva muchos años más y que algún día adquiera mayor resonancia en este universo de comunidades cibernéticas libres, que quieren contribuir al desarrollo de la democracia y la prosperidad ciudadana. Enhorabuena por otro cumpleaños más.

 

Ceferina
Aunque hace mucho que no escribo en Debate Callejero, no pasa un solo dí­a en que no les lea, aunque no les entienda muchas veces las cosas que explican, me da igual, otras sÃí las entiendo y siempre disfruto, es como si ya les conociera a todos ustedes y, sobre todo, sigo aprendiendo muchísimo de ustedes, y riéndome muchas veces, pero ya no me atrevo a escribir artí­culos los domingos como hacía antes, cuando me convencía don Alguien, ahora son ustedes cada vez más sabios y se notarí­a aun más mi ignorancia. Le agradezco sobre todo a don Amistad Cí­vica, que tantas veces se acuerda de mí­ con mucho cariño, aunque no me dijo nunca si llegó a hacer las lentejas que le expliqué una vez, me da la impresión de que no le convencieron demasiado.

De cómo está la polí­tica casi prefiero no hablar porque ya sé que están ustedes de acuerdo en la vergüenza de todos estos señores y señoras corruptos, y corruptas como dicen ahora, los del Partido Popular sobre todo, aunque también hay algunos del Partido Socialista a veces, a mí­ estos últimos me duelen más, qué quieren que les diga, lo que hacen mal los de uno siempre duele más que lo que hacen mal los de los otros, pero yo creo que los socialistas reaccionan más deprisa para corregirlo, a los del Popular parece como que no les importa, como que están todos de acuerdo con ellos en defenderlos y en taparles para que no les quite votos, como si el ser honrado o ser sinvergüenza fuera lo de menos, a mí­ eso me da mucha pena y mucho asco, sobre todo mucho asco. Y luego ver a estos dos de Madrid, a doña Esperanza y a don Alberto, sólo pensando en ellos y en ver quién puede más de los dos, porque a mí­ me parece que los madrileños no les importamos nada a ninguno; pues también me da mucha vergüenza y mucho asco.

Bueno, sigan ustedes escribiendo todos los días, yo les leeré, mi vida es distinta desde que DC existe, ya lo saben ustedes.
Chuchango
Esta bien que en un lugar de debate polí­tico haya interés por la ultraperiferia… La “ciénaga” canaria está muy podrida, y nadie se acuerda de nosotros por Europa. Lo último, el Gobierno de Canarias en breve tendrá que indemnizar a un empresario con más de 30 millones de euros, que están saliendo de partidas sociales.

 

Julio Embid
Como lector veterano y escritor novel de la DC (Democracia Cristiana,… digo Debate Callejero) quiero felicitar a todos lectores y comentaristas, anónimos o no, que hacen que cada mañana a primera hora enciendas el ordenador con un “A ver de qué va el DC de hoy”. La pluralidad de temas, de ideas, de formas de pensar, no es incompatible con el respeto y con el buen ambiente que casi siempre hay en el blog. Creo que la clave de que DC sea un blog colectivo exitoso no pasa sólo porque al ser varios los articulistas, siempre se actualiza, sino por el tono british de los comentarios. Es decir, la discrepancia y los distintos pareceres, la sorna y la somarda, no tienen porqué traer insultos, agravios o vejaciones personales y aquí esto se mantiene bastante bien.

¡Por muchos años de Debate Callejero!

 

Erika
Hay cosas que no cambian aunque el tiempo pase velozmente: Rajoy continúa demostrando que está más perdido que el hijo d  Lindbergh, la Espe y Gallardón no dejan de estar enfrentados como el “perro y el gato”, a Zapatero le siguen faltando los cinco centavitos para el peso o los cinco céntimos para el euro – que da igual -, los curas se esfuerzan para confirmar – incluso a los más escépticos -que son más malos que el agua de florero, y bueno… así­ podemos dar vueltas sobre lo mismo hasta el cansancio. ¡¡¡Agotador!!!

Pero entre tanta mediocridad se agradece que algo no cambie, y ese es nuestro Debate Callejero que hoy cumple 3 años, tan vigente y mordaz como el primer dí­a. A nosotros sí­ que nos rinde la vida, a ver si los otros aprenden algo¦ Felicidades callejeros, ¡¡¡a por muchos más!!!

 

Andrés Gastey
Para Alguien

Cuando clamaban “¡traición a los muertos!”
en tiempos del llamado mal llamado
nos convocaron al discernir pausado
frente al ruido de estridentes asertos.

Tres años de diálogos y de aciertos
merecen un soneto bien rimado
de homenaje a quienes no han predicado
ni en montañas lejanas ni en desiertos.

Junto este espacio libre e intangible
al troll con el palmero del Tsahal,
al almogávar y al pétreo pepero.

Todo fue discutido y discutible…
salvo lo que hizo “Alguien” muy especial:
la madre del Debate Callejero.

 

Millán Gómez
Debatir para aprender
Se pueden decir muchas cosas de Debate Callejero pero, entre todas ellas, creo que lo mas destacable es que apareció en la vida de cada uno de nosotros para quedarse y para cambiar también nuestras rutinas diarias. Creo que el botón de F5 de mi portátil ha sufrido más que cualquier otro. Para todos nosotros, DC es, sino la principal, una de las webs de referencia.

Es una web que refleja la defensa de los valores democráticos de quienes participan directa o indirectamente a diario en DC. Fue una ilusión idealista que se consolidó durante los tres años que lleva al pie del cañón sin descanso. El nivel intelectual es tan alto que es muy complicado aportar algo nuevo y, sí, es cierto, hay mucha gente que lee Debate Callejero pero no escribe. Pondría la mano en el fuego para apostar que cada vez lo siguen más internautas.

 Ojalá este proyecto siga muchos años más. En un momento donde hasta los que más seguimos la actualidad política sentimos cierto hastío es necesario mantener el mismo espíritu diario de debatir sobre la actualidad y mantenernos firmes en nuestras convicciones democráticas defendiendo que la política, si se gestiona desde la honestidad y la responsabilidad, transforma sociedades y crea bienestar para sus ciudadanos.  Como dijo Castelao, “el verdadero heroísmo es transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos”. Por mi parte, un verdadero orgullo participar en Debate Callejero. Muchas gracias a todos los que nos siguen.

 

H2S3
En estos tres años de vida “callejera” han cambiado muchas cosas en España. En noviembre de 2006 no nos constaba que ETA había decidido asesinar el proceso de paz, el “Pocero” volaba de aquí para allá en su avión privado a cuenta de la hiperinflación de las casas, el PP salía a la calle semana sí semana también (a cuenta del Estatut, el 11-M, la “guerra a la Iglesia”, etc.),  Ibarretxe gobernaba y parecía que lo iba a seguir haciendo eternamente y Maragall todavía presidía la Generalitat (le quedaban unos días).

Ha llovido mucho pero ya ven, no lo suficiente para acabar con este proyecto quijotesco que nos congrega alrededor de una tertulia cibernética diaria con el mero objetivo de leer, escribir, aprender, comprender y debatir, bien es verdad que no siempre con el debido respeto, lo que provoca trifulcas familiares que afortunadamente se resuelven en pocos días, las más de las veces.

No es moco de pavo concitar una media invariable de 250 visitas únicas diarias, especialmente cuando se logra alrededor de un artículo impredecible por parte de un autor desconocido (con honrosas excepciones) y en algunos casos, de nombres difícilmente asimilables (lo digo por experiencia…). Además, la rumorología dice que en el caso de DC los lectores son particularmente influyentes. No sé si es cierto pero tiene su aquél lo de imaginar a una ministra tras un nick, o a un alto cargo del CNI, por ejemplo. Lo que sí me consta es que entre los escritores tenemos un poco de todo: altos cargos, bajos, mujeres, hombres, homosexuales, guapos y feos, gordos y delgados, listos y… no, tonto no hay ninguno. Y hay de todas las profesiones, politólogos, poetas, juristas, economistas, escoltas, DJs… Por tener ¡tenemos hasta a algún periodista! En fin, que es un lugar bastante heterogéneo, lo cual es parte del secreto, creo yo.

No sé cuánto tiempo durará este asunto: ¡a lo peor se institucionaliza y nos acompaña para siempre! Lo que sí sé es que cuando tengo un rato disfruto leyendo el artículo del día y también los aderezos de los comentaristas habituales: cada loco con su tema (yo incluido). Y también que cuando me toca escribir, disfruto haciéndolo por más que el compromiso de hacerlo me obligue a documentarme sobre el tema elegido.

De tal manera que muchas gracias a todos, a los que se les ocurrió, a los que lo pusieron en marcha, a los que escriben, a los que comentan y a los lectores callados, y a ver si el año que viene seguimos viéndonos por estos lares.

 

Lobisón
Tinta de calamar
Hace veinte años del caso Naseiro, cuando el entonces secretario de finanzas del PP apareció en el centro de una (supuesta) trama de financiación ilegal de la que (presuntamente) algunos políticos de ese partido se estaban beneficiando personalmente. El caso pasó al Supremo, por la condición de aforado de alguno de los imputados, y el Tribunal decidió que las pruebas no eran válidas, por haberse obtenido a través de escuchas telefónicas autorizadas por el juez para la investigación de otro delito (narcotráfico). Naseiro tuvo un discreto retiro y ahí terminó todo.

Ahora el PP confía en capear de nuevo el temporal invalidando las pruebas de corrupción de la trama Correa. Lo tiene más difícil desde el punto de vista judicial, porque esta vez el juez ha autorizado las escuchas específicamente para la investigación de la trama, pero aspira a convencer a la opinión pública de que se trata de una persecución política protagonizada por el perverso Rubalcaba, a través de un diabólico y totalitario instrumento llamado SITEL.

El sistema en cuestión fue contratado e introducido por el PP (Rajoy, Cospedal y Acebes) cuando estaban en el gobierno, pero eso no corta a una derecha sin complejos como la que padecemos. Las escuchas se han hecho con la oportuna autorización judicial, pero González Pons confía en los medios afines y la proclividad a la paranoia de sus fieles para difundir la idea de que estamos en manos de una maquinaria infernal que controla a los ciudadanos y es utilizada por un gobierno sin escrúpulos para perseguir a la oposición. Y si eso no cuela ya se le ocurrirá otra cosa.

¿Qué son tres años de DC frente a veinte de evasión de responsabilidades?

Â

Magallanes
En este tercer aniversario de Debate Callejero quiero, ante todo, deciros a todos los participantes habituales que disfruto mucho formando parte de este foro de opiniones. Se nos critica por ser la mayoría partidarios del PSOE, enemigos de los grupos más a la izquierda y más al centro. La mayoría de los callejeros también exhibe una exigencia radical respecto a que el Estado debe eliminar todo vestigio de que exista una religión oficial. Hay unanimidad respecto a eliminar cualquier dogma respecto al momento en que un feto se convierte en ser humano. La mayoría también juzga que Israel se comporta de manera opresora con los palestinos. Hay una minoría que piensa lo contrario y que tiene muy buenos espadachines. Lamentablemente, algunos días las sesiones de esgrima han sido excesivas.

A lo largo del tercer año de DC nos hemos ido enterando con estupor del gran escándalo  de la trama Gürtel y sus trajes. Y ya muy cerca del aniversario, de lo del Partido de Almería en El Ejido, de lo de Santa Coloma de Gramanet y de lo del Orfeu y el sinvergüenza  Millet. Como dice Manuel Vicent, lo mejor de la democracia es que permite que la mierda salga a flote. Pero también es verdad que debemos mucho al juez Garzón y a algún otro. En efecto, no basta con que haya un buen cuerpo legal si no hay jueces y fiscales decididos a que se cumpla. Desde la primavera de 2008 asistimos al espectacular ascenso de Obama en las primarias de EEUU; el que mayor entusiasmo derrochó en DC a favor de Obama fue Padre de Familia quien, desde el primer minuto, nos aseguró que ganaría a Clinton y luego la presidencia (go, Obama, go!). Aquella noche del 4 de noviembre todos vimos a Obama dirigirse a los que llevaban horas esperándole en un parque de Chicago. Para mí fue tan emocionante como la caída del muro de Berlin. Desde el otoño de 2008 hemos dedicado muchas sesiones a tratar de explicarnos la mayor depresión  económica después de la segunda Guerra Mundial, que habría sido mayor que la de 1929 si no fuera por la intensa inyección de fondos por parte de los gobiernos y bancos centrales. En cambio, no nos ha preocupado en absoluto el recalentamiento del globo terráqueo y si las medidas que se quieren aplicar son suficientes para recortarlo. Por el contario, sí hemos debatido sobre los pros y los contras del cierre de Garoña.

En DC los articulistas matutinos pueden escribir de lo que quieran. Van den Broek y Lope Agirre suelen ser los más distanciados de temas políticos. A Lope le agradezco haber recomendado hace tiempo la lectura de “El perro de Rousseau”. El libro es interesantísimo para comprender cómo fue el siglo de la Ilustración y lo que aportó para la transformación del mundo occidental. Por último, quiero agradecer a Barañaín su excelso artículo sobre el origen y eliminación del muro de Berlin. Ese párrafo del discurso de Kennedy que reproduce creo que coincide con los ideales de todos los participantes en DC.  Â

¡Larga vida le deseo a DC!

Â

Marta
En momentos como los actuales, es fácil caer en el desánimo respecto a la política o respecto a lo público en general, entre las peleas entre miembros del PP, casos de corrupción como Gürtel o Santa Coloma de Gramanet. Por otra parte,  son habituales las quejas sobre cómo funciona todo, los servicios públicos en general   y en especial la educación, la sanidad o la justicia. Pueden entrar ganas de dar la espalda a lo público, a la política, puede uno sentir la tentación de no pagar impuestos, y tener deseos de volcarse por entero a lo privado, supuestamente más eficaz.

Pero renegar de la política sin más equivale a renegar de nosotros mismos y del régimen que nos define como ciudadanos libres: la democracia. Y renegar de los servicios públicos, aplaudiendo todo lo que suene a reducción de gastos sin entrar en mayores consideraciones, equivale a tirar piedras contra nuestro propio tejado, contra la posibilidad de vivir en una sociedad más justa y solidaria.

Por eso, esto de acuerdo con que se hagan todas las críticas que se consideren oportunas a la manera de comportarse de los políticos y a la forma que tienen de funcionar los partidos políticos, pues hay razones de peso para tales críticas. También coincido en que hay que denunciar todo aquello que funcione mal en el ámbito público.

Pero no se debería hacer el caldo gordo a los que en el fondo (ni en la superficie) creen demasiado en la democracia o en unos servicios públicos para todos. En el fondo de toda crítica y de toda muestra de preocupación,  ha de latir siempre una firme convicción de que lo que se busca es, en definitiva, una democracia más fuerte que nos haga sentir más libres y unos servicios públicos más eficaces que nos haga más iguales.

Es por todo ello por lo que iniciativas como la que anima a este Debate Callejero que ya cumple tres añitos (quebarbaridadcomopasaeltiempo) siempre han de ser bienvenidas. ¡Felicidades de todo corazón!

Â

ÂJosé S. Martínez
No siempre encuentra uno la oportunidad para debatir temas políticos con las personas que tiene a su alrededor. No siempre hay tiempo, no siempre hay interés, y en ocasiones, la discrepancia es tan grande que fácilmente deriva en cabreo… Por eso estoy muy contento de participar en un blog donde cuando lo necesito, puedo debatir sobre temas políticos, o incluso contar, con más detalle del que permite a veces la conversación cara a cara, problemas que me preocupan…

¡A por el cuarto!

Â

 Melinda
¡El tercer aniversario de Debate Callejero! ¡Quién lo diría! Y, además, es un hecho que sigue tan vivo como el primer día, o quizás más. No sé cuál es la razón principal de la continuidad de su marcha hacia delante, sin mengua de la calidad de sus contribuciones, muchas de las cuales son, sin duda,  excelentes y todas interesantes, en mi humilde opinión. Una cosa sí es cierta, sin embargo, y es que la persona que organiza el blog merece todos mis respetos y mi agradecimiento, que no es poco, por hacerlo posible con su trabajo diario y su constancia. Un brindis en su honor.

 En otro lado se sitúan los participantes y contribuyentes, a quien también hay que agradecer su constancia y lealtad. Hay días que solo dispongo de unos minutos para entrar en el blog, y rara es la vez que no me engancha unos cuantos más, bien sea por el artículo de turno o por los comentarios de alguien que provocan mi reflexión, o mi sonrisa, que en ocasiones llega a la carcajada (otro brindis al sentido del humor de algunos participantes). Otras veces, los comentarios pueden servir como desahogo ante cualquier aspecto esperpéntico de la realidad política que vivimos o de la presentación que hacen los medios de la misma.

 Animo a todos a continuar, ya que hay mucho que seguir debatiendo por estos lares. Aprovecho para celebrar también con todos vosotros el importantísimo acontecimiento del triunfo de la sanidad pública en el Congreso Americano. ¡Viva Obama! Y, por supuesto, ¿cómo no? celebremos, también, el veinte aniversario de la caída del muro.

Un abrazo para todos.

 

Ricardo Parellada
Para mí­ es un gran privilegio seguir formando parte de la comunidad de Debate Callejero. En este tercer aniversario, me gustaría expresar mi gratitud a sus gestores proponiendo un pequeño test de conocimientos callejeros. Propongo cuatro parrafitos para adivinar el estilo de cuatro blogueros ilustres. Quien adivine uno, será nombrado amigo asociado de DC (associate); dos: colegial (fellow); tres: patrono (patron); y cuatro: bloguero callejero pata negra (non plus ultra).

1.  Como algunos de ustedes recordarán, hace unos meses participaba aquí un bloguero extremadamente brillante que respondía al nombre de Mimo Titos. Además de una perspicacia poco usual, este comentarista hacía gala de grandes dotes adivinatorias, sobre todo en cuestiones económicas, y ya habrían querido los organismos internacionales predecir como él los avatares de la crisis económica.

2.   Aunque el mejor estilo es el que fluye sin notarse, lo cierto es que hay veces que la elegancia desborda mi pluma y escribo con tal primor que no me aguanto ni a mí mismo. Articulista, gracias, pero, con todo, discrepo. Primero por A, segundo por B y a la postre por C, que si sigo reviento de elegancia. Abrazos para todos.

3.  Ya está el abuelo rockero haciendo de su capa un sayo (ayuda). A mí a contundencia no me gana nadie, aunque el abuelo rockero siga cargándonos con sus análisis multicriterio que huelen más a rancio hegeliano que el sursum corda (¡ayuda!). Pero como en este blog hay un mobbing manifiesto y permanente hacia los científicos sociales, anuncio solemnemente que tomo las de Villadiego (¡¡ayuda!!).

4.  Que se vesen o besen, los que, se peleen… pero a mí no me toquen a Ziluminatus Reilly.; ?os dejo un video con Ziluminatus Reilly superman sobrevolando los comités de ja ja jarantías ja ja del PPPPP…

Alberto Penadés
Este año de lecturas anochecidas y pocas oportunidades de intervenir en los debates, quiero agradecer especialmente su fidelidad al blog a quienes participan día sí y al otro también con sus opiniones, sus bromas, sus puntualizaciones, sus desahogos y hasta con sus astracanadas. Como todos sabemos, esto no es un blog, salvo por el nombre; es un producto bastante único que combina una lectura del periódico, del ensayo de revista y la tertulia (y sí, un blog), todo en una misma dirección web. Para quien mira callado, el blog educa y entretiene, pero la vitalidad se la dan quienes no dan una por perdida y siempre quieren decir la suya. Muchas gracias Alguien, gracias coautores y gracias contertulios todos. Felicidades.

 

Permafrost
Felicito en este nuevo aniversario al foro que me permitió iniciarme como articulista improvisado y al que ahora debo, desde la distancia física pero no tanto anímica, gratos momentos de instrucción y reflexión. Espero poder seguir contando con su presencia en la red como una apacible rutina más cada vez que enciendo el ordenador por las mañanas.

¡Enhorabuena!

 

Pratxanda
¡3 años ya!
Una edad importante. Es la hora en que un blog deja la guardería y se escolariza. Una edad en la que empieza a ser autosuficiente. Dejas de sufrir cada noche por si llegará o no el articulo del día siguiente. Ya anda y controla esfínteres. Aunque, ¡claro! siempre hay virus majaderos toqueteando los artículos a última hora que te obligan a levantarte, bien entrada la madrugada, a tapar a la criatura.

 Como tiene que reafirmar su personalidad a veces tiene rabietas. En general, siempre por los mismos asuntos. Que si los playmobil palestinos, que si la muñeca Rosa Díez. En fin, antes con un buen bofetón se solucionaban estos berrinches… ¡Aquí se hace lo que diga el Blogmaster y punto! Pero ahora con esto de la educación 2.0 nunca sabes cómo acabará saliendo un blog.

 La mortalidad infantil es alta en este mundo bloguero. Pocas bitácoras superan un año de vida. Es más, miles de blogs son traídos al mundo solo como blog de pruebas y ahí se dejan, abandonados como bloginhos da rua.

 Otros, los más, padecen malnutrición congénita. Ya sea porque tienen pocos posts de pocos que los actualizan, ya sea porque, aunque se actualicen mucho, las entradas son muy poco nutritivas. No es el caso de DC, que progresa adecuadamente, está bien alimentado y come de todo. Bueno, como todos los niños disfruta con las golosinas antiPP. Pero cuando toca Política Internacional… ¡hay que sudar para que coma! ¡Si es que se levanta de la silla y se va!

 ¡Tres años ya! Habrá que pensar en comprarle la bicicleta (con las ruedecillas todavía, claro).

 Y sobre todo… habrá que ir pensando en la primera comunión.

 Comunión laica, por supuesto.

Â

 Aitor Riveiro
La ‘blogocosa’ como síntoma
 En el primer aniversario conté que los ‘gurús’ del Internet anunciaban el final de la ‘blogosfera’ (o la ‘blogocosa’, que es una descripción mucho más interesante). Sin embargo, dos años después la salud de las bitácoras en la Red no podría ser mejor, y DC no podía ser menos.

 Más allá de que su crecimiento se haya ralentizado o incluso haya sido negativo, lo que permite que se mantenga el interés por los ‘blogs’ es la crisis que viven los medios de comunicación y la prensa escrita en particular.

 En una sociedad como la española, los ciudadanos se acercan a la información de forma activa o de forma pasiva. Esta segunda manera, a todas luces insuficiente para cumplir con las obligaciones que toda persona tiene en democracia, queda bien cumplida por los medios tradicionales, que quizá se han dormido en los laureles desde su posición de atalaya del sistema.

 Sin embargo, la irrupción de Internet ha posibilitado que esa minoría crítica que no solo necesita de más información y de más opinión, sino de otra información y de otra opinión, obtenga lo que anhela.

 En tanto en cuanto los medios tradicionales no entiendan que la revolución del siglo XXI no tiene nada que ver con el modelo de producción o distribución, sino con el de una nueva sociedad descentralizada y sin anclajes a determinadas instituciones, habrá blogocosa para rato. Por suerte.

Â

Jon Salaberría
Tercer aniversario de “Debate Callejero”
Y llegamos a las tres velas en la tarta. Y tres años son ya un respetable periodo de tiempo que posibilita un balance de nuestro discurrir en la blogosfera. Nos acercamos al casi millar de artículos, lo que indica el éxito de la intención inicial al crear el blog, y nos da ya cierto empaque, cierta veteranía en estas lides: lo que se inició como experiencia de un grupo de noveles, con no pocas dudas, en el intento de crear un espacio para el debate y el intercambio de opiniones ha cristalizado y ha alcanzado madurez.

Me gustaría señalar con este motivo tres cuestiones en torno a la existencia de este foro de diálogo dignas de ser destacadas. En primer lugar, su nacimiento en unas circunstancias histórico-políticas muy concretas le ha permitido a DC ser testigo de excepción y partícipe de circunstancias que pasarán a la historia contemporánea, y que en el momento en que las vivimos no las ponderamos, por falta quizá de perspectiva, lo suficiente. Ocurre como aquellos sucesos de la Transición cuyo peso histórico nos asombra hoy pero de los que algunos no parecían ser conscientes cuando acontecieron. Podemos presumir de haber estado perfectamente “amoldados” o “pegados”, a la actualidad como pocos espacios de este tipo lo están por el mundo virtual de Internet. Surgido en plena primera legislatura de Rodríguez Zapatero en el poder, desde DC hemos podido polemizar sobre esa ilusión de paz definitiva y de fin del terror de ETA que para muchos de los intervinientes fue el “proceso de paz”, viviendo muchos con esperanza los diferentes pasos y gestos que se iban produciendo en el devenir del mismo, fuimos testigos del deplorable uso en el debate político del problema terrorista que suponía abrir grietas casi irreparables en la imprescindible unidad de los demócratas frente a la lacra terrorista, así como de la terrible decepción de una ruptura de tregua que comenzó por llevarse por delante a dos hermanos ecuatorianos en la T-4, siguió masacrando a nuestros héroes, esos miembros de las FOP que han entregado su vida en pos de nuestro proceso democrático, y que nos deparó incluso en vísperas electorales la muerte de un ex concejal guipuzcoano como muestra del desprecio de ese entorno criminal por el sistema de libertades y por la voluntad de los ciudadanos que por activa y pasiva les han pedido que desaparezcan ya. Hemos vivido la reacción de la España conservadora en la calle y en las instituciones, no sólo con la excusa del tema referido (hasta 2008),  sino también frente a los avances sociales en derechos cívicos y en educación, principalmente en materia de igualdad sexual y en la voluntad de configurar una enseñanza moderna, bilingüe, cercana a las exigencias de las nuevas tecnologías, y basada en valores cívico-constitucionales generales y válidos para todos y todas con independencia de su ideología y credo. Vivimos con ilusión el comienzo de una nueva legislatura desde 2008 que se inauguraba con la recuperación del consenso político democrático en la lucha contra el terror, pero que venía lastrada por la crisis económica que nos sacude sobre todo en términos de empleo. Vivimos el intento de consagrar una Constitución Europea que consolidara la posición de Europa como sujeto político sustantivo, el sueño de generaciones enteras de europeístas convencidos de los que somos deudos. Y vivimos cambios políticos históricos, como el advenimiento de un gobierno constitucionalista en Euskadi, presidido por un Lehendakari socialista, Patxi López, con intención integradora y transversal, que ponía fin a décadas de hegemonía nacionalista no sólo en lo institucional, sino peligrosamente en lo social durante los últimos años, llegándose a una peligrosa fractura en una sociedad más compleja y diversa de lo que algunos responsables políticos puedan creer, con lacra terrorista siempre como desgraciado decorado de fondo. Y la llegada, hace justo un año, del senador demócrata por Illinois Barak Obama a la Casa Blanca: por primera vez una persona de color ascendía a la máxima magistratura de ese gran país con un programa netamente progresista y de gran intencionalidad social en lo que se refiere a los asuntos domésticos, y con un retorno a los cauces de la multilateralidad y de la búsqueda del acuerdo a nivel internacional, acabando con la herencia de ocho años de neoconservadurismo que ha aventado los conflictos preexistentes, alentando nuevos, declarando guerras y ocasionando en la economía norteamericana un terrible colapso que rápidamente se ha ido trasladando a los demás países y zonas geoestratégicas del mundo.  Son tan sólo algunas muestras del marco en el que DC ha ido desarrollándose como foro de diálogo, sin ánimo de ser exhaustivo.

En segundo lugar, me gustaría señalar la riqueza de contenidos y de tópicos para el debate que desde DC se han ido ofertando, hecho que ha ido a más en este último año. De la innegable preeminencia de la temática política, DC ha pasado también a enriquecer sus artículos con acercamientos a la actualidad literaria, por ejemplo. No podré olvidar que mi pasión por la novela negra sueca la inicié aquí con su descubrimiento, a lo que debo mi redescubrimiento también de la novela negra en lengua castellana, con Manolo Vázquez Montalbán o Juan Madrid. Hemos navegado por los procelosos mares de la filosofía, del deporte, de la estética, de la historia o del arte, sin dejar de mencionar a la riquísima aportación, más en estas circunstancias, de nuestros economistas de guardia, necesarios para comprender los orígenes, la evolución, el presente y las perspectivas de la crisis que vivimos. Las aportaciones sobre tales materias creo que se han hecho de modo didáctico y accesible, lo que explica el buen número de lecturas que presenta el blog, aunque luego sean menos los “atrevidos” a lanzarse.

En tercer lugar, y es un elogio del que podemos presumir todos, DC se ha destacado por su apertura y flexibilidad. Todos conocemos otros foros en los que, siendo respetable su decisión de establecer una línea, digamos, “editorial” previa, se han destacado por su hermetismo y por poner límites a la libertad de expresión de cualquier discrepante por tibias que fuesen sus exposiciones. Un servidor sufrió este tipo de práctica y es muy reconfortante ver que eso no ocurre aquí, salvo motivos de “orden público” más relativos a las formas y a las normas de convivencia que al fondo de las opiniones.

Si se trata de poner nombres propios, no puedo por menos que afirmar que es un honor como bloguero de este lugar disfrutar de las aportaciones de todos y cada uno de los articulistas, así como de todos y cada uno de los intervinientes que en sus comments enriquecen y abren nuevas perspectivas sobre cada tema propuesto. Sé que soy injusto al no nombrar a todos, pero no puedo evitar mencionar a Millán Gómez, una auténtica y joven “alma-mater” del lugar, incansable trabajador y siempre al tanto de la más rabiosa actualidad; DC no sería lo mismo sin su labor fundamental. En esa misma línea, a Aitor Riveiro; no puedo olvidar a Lobisón y a Lope Aguirre, responsables de mis últimas aficiones literarias e inclinaciones incluso en lo estético; a un descubridor de nuevos mundos, Van den Broek, una de las sorpresas de DC en los últimos tiempos. A Chuchango y sus acercamientos a la actualidad de las Islas Afortunadas. A uno de nuestros multinicks más afamados, Padre de Familia, por el que tenemos una estupenda visión de los asuntos internacionales, como el doloroso e inacabable parto de la Europa unida, cohesionada social y políticamente e integrada que muchos soñamos, o los asuntos de Oriente Medio, esos que tanto dolor nos producen mientras a la par nos hacen soñar con una futura convivencia de ciudadanos y culturas. Asunto que conoce con profundidad Barañain, con el que he polemizado aunque creyendo en su condición de hombre pacífico y de buena voluntad, y que ha provocado serias disensiones, momentos de mucha tensión y deserciones por las que pido disculpas. Fenomenales las incursiones en materia económica de Sicilia y de Miguel Sebastián, de nuestros politólogos y sociólogos Sánchez Cuenca y Urquizu, de Parellada, y de ese fenomenal conocedor del ambiente político de Charneguistán y de todas las posibles combinaciones de “sopa de letras” en política (extremos éstos que él niega con su habitual falsa modestia), Pratxanda, protagonista además de una de las más extrañas historias de amor imaginables, la que le vincula a la simpar Montse Nebrera y que sería digna de la pluma de Corín Tellado ….

No puedo olvidarme de nuestros comentaristas habituales, en ocasiones articulistas, como Teoura, Permafrost, Don Cicuta y Don Polonio, el siempre sorprendente Fernando (elegante en la discrepancia como el “caballero de fina estampa” que cantaba María Dolores Pradera), Lezo, Sarah, el omnipresente y fiel Don PMQNQ, y el más omnipresente de todos, nuestro Amistad Cívica, el “enfant terrible” de DC, con su siempre surrealista visión de las cosas y de los temas que se ha convertido en patente, en rasgo distintivo de este DC.  Incluso a los que se van prodigando menos últimamente como Pablo Franco, o como Marta Marcos, a la que se echa mucho de menos, a Devagar y por motivos obvios Trigo Limpio. Y por supuesto, en el recuerdo de su voluntaria ausencia, a nuestro A Verlas Venir, autor de los más hilarantes momentos de DC y también de los más emocionantes: tanto Pablo Franco como un servidor coincidimos que su evocación de la amistad que le unió a Paco Umbral, desde sus días de vino y rosas hasta sus momentos de dolor y de ruptura, es lo mejor que se haya publicado en formato alguno jamás y justifica por sí sola la existencia de DC.

Creo que los tres años pasados consolidan la iniciativa, y podemos decir aquello de “somos jóvenes” y de que “éste es el comienzo de una bonita amistad”, como el ambiguo Renault de “Casablanca”. Mientras la salud nos respete, así lo espero. Adelante. Â

Un abrazo a todos y todas.

Posdata: una última disculpa les pido a todos por mi conocida obsesión. El pirronismo, sus derivadas y sobre todo sus expresiones políticas, sobre todo la encarnada en una ex compañera a la que me une una relación de afecto-desafecto (nunca lo llamaré odio) es un tema muy recurrente por mi parte este blog; somos aquí algunos veteranos participantes y/o testigos privilegiados de las “guerrillas digitales” de BY y conocemos el tema bien de cerca. He intentado ser exhaustivo en el conocimiento de los entresijos como lo fue nuestro amigo Sánchez Cuenca en lo conceptual, aunque no he tratado de ser nada neutral, y creo que a veces excesivo en la importancia cualitativa del fenómeno, todavía lejos de ser la realidad de tercera posición bisagra, esa que el CDS de Suárez no pudo mantener fagocitado por una derecha monolítica. A quienes les haya interesado el tema y a todos en general, gracias. A quienes les haya hastiado la insistencia, cosa que admito comprensible, ojalá al menos les sea grata esta disculpa.

 

Ignacio Sánchez-Cuenca
Me siento mal escribiendo este breve texto de celebración del tercer aniversario de Debate Callejero, pues durante este año 2009 me he rajado. Empecé escribiendo un artículo semanal, luego pasé a escribirlo cada dos semanas, después uno mensual y al final abandoné, exhausto y con el cerebro seco. Lamento sobre todo no poder continuar con la serie pirrónica, que me divertí­a mucho. Lo bueno del blog, sin embargo, es que aunque algunos articulistas y comentaristas salgan, otros entran. De los blogs que conozco, este es el menos  narcisista de todos. Debate Callejero es para mí­ un auténtico intelectual colectivo, término que hoy se usa poco pero que describe a la perfección lo que este blog representa. DC sobrevive gracias a los desvelos de ese ente no identificado que responde al nombre de “Alguien”, quien encarga artí­culos, controla los excesos y mantiene todo esto en marcha. Sin Alguien, este foro de debate se vendrí­a abajo. Tampoco funcionarí­a sin Amistad Cí­vica, mi bloguero más admirado. ¡Larga vida a Debate Callejero!

 

Miguel Sebastin
En tiempos de crisis global es difí­cil encontrar sectores o actividad económica en crecimiento. Debate Callejero es una excepción sin duda explicada por el coraje de unos pocos y la generosidad de otros muchos. Los acontecimientos van rápidos y muchos parecen “vivir deprisa”, pero DC todavía encuentra tiempo para un análisis sosegado y riguroso de la compleja situación polí­tica y la difí­cil coyuntura económica. Por eso cada vez tenéis más prestigio y más lectores, y muchos nos congratulamos de este tercer cumpleaños. ¡Felicidades!

 

Sicilia
Tercer aniversario.
Han pasado tres años y el mundo sigue igual de mal (stop). Habremos dedicado casi mil artí­culos a arreglarlo (stop). Eso sin contar los comentarios (stop). Me parece profundamente inaceptable, y muy temerario, por parte de la realidad, esa obstinación en seguir en sus trece y no solucionarse (stop). De persistir en su actitud amenazo con extenderme el tiempo que sea necesario (stop). Tengo un teclado y estoy dispuesto a usarlo (stop).

No nos mires, Únete (stop).

Viva Clint Eastwood (stop).

 

Ignacio Urquizu
Mi primer contacto con los blogs es algo antiguo. En 2004, mientras disfrutaba de una estancia en EEUU, un amigo que controla toda novedad sobre nuevas tecnologías, me hablo de una cosa que se hacía llamar bitácora. La idea inicial era que la gente fuese contando su vida, colgando fotos y manteniendo el contacto con personas que andaban en la distancia. Vamos, un diario personal pero en internet. Así que cada uno se abrió su propia bitácora o blog. Como los dos somos unos entusiastas de la política, rápidamente pasamos de contar nuestras aventuras en EEUU a analizar la vida política española desde la distancia. Imagínense, eran los primeros pasos del Gobierno de Rodríguez Zapatero y con el “Lucero del Alba”, Jiménez Losantos, en plena borrachera mediática.

Entre las primeras cosas que uno aprende cuando tiene una bitácora es que sin lectores no eres nadie. Así que, durante un tiempo, debes visitar otros blogs para dejar huella del tuyo, esperando su futura visita. La derecha, que ha entendido internet mejor que la izquierda, anda muy organizada en la red de redes. Una de las primeras cosas que descubrí en el mundo blog es que ya tenían su propia red de blogs: Red Liberal. Aunque les parezca sorprendente, Red Progresista tardó en llegar –donde mi amigo y yo fuimos de los primeros en colaborar-.

Nuestras visitas a otros blogs políticos hicieron que nuestras bitácoras se llenaran de trolls. En Debate Callejero hemos tenido alguno, pero les aseguro que los hay peores. Su único objetivo es reventar el posible debate e intercambio de ideas. Cansado de tener que soportar a estos indeseables que se hacían llamar liberales pero que usaban internet para coartar la libertad de aquellos que habíamos visto en los blogs un nuevo espacio de libertad, decidí echar el cierre a mi bitácora.

Y entonces encontré Debate Callejero. ¡¡Son tres años!! Pero han pasado muy rápidos. Leerles todas las mañanas me recuerda que aquellas bitácoras que nacían en 2004 pueden ser un lugar estupendo: un lugar donde se puede intercambiar ideas y aprender al mismo tiempo. Aunque conozca a muy pocos, Alberto Penadés, Antesala, Barañain, Frans van den Broek, H2S3, Jon Salaberría, Lobisón, Padre de Familia, Pratxanda, Sicilia y tantos otros son firmas que echaría de menos si no existieran. Gracias a Alguien por organizar Debate Callejero.